Una lección que no se aprende

0
193

La naturaleza nos da bofetadas constantemente y nos recuerda que este mundo que habitamos existe mucho antes que nosotros lo ocupáramos y lo destruyéramos poco a poco. 

Sin duda que las precipitaciones que han estado presentes en la zona central de nuestro país, son fenómenos climáticos a los que ya no estábamos acostumbrados, debido a la megasequía que nos afecta a nivel nacional durante los últimos diez años.

Muchos usan la frase coloquial: “está lloviendo a la antigua”, en referencia a que hace décadas podía llover semanas enteras y la vida continuaba de manera normal, porque simplemente así eran los inviernos.

Pero la perversa combinación del cambio climático y las malas políticas de planificación urbana, han hecho que las ciudades se expandan de manera irresponsable, sin tomar en cuenta la naturaleza de nuestros territorios, los cauces naturales de ríos, canales; las quebradas en los sectores precordilleranos, los límites que como sociedad deberíamos haber respetado, pero que pasamos a llevar y traspasamos sin pensar en lo que pasaría en años como el que estamos viviendo.

Y por supuesto que para algunos sectores o rubros esta lluvia es una bendición, considerando que la actividad agrícola en Chile es fuerte y se ha visto muy golpeada por la falta de agua.

Pero la realidad de miles de familias es de incertidumbre y para muchos es de miedo, porque los desbordes de canales y ríos destruyen todo lo que tienen, todo lo que por años lucharon. Todo eso puede quedar bajo el agua.

Hasta cuándo tendremos que lamentarnos por los frentes de mal tiempo que nos golpean, hasta cuándo tendremos que estar reaccionando ante estas catástrofes naturales. 

Sería bueno que de una vez por todas la planificación de las ciudades, las intervenciones en los ríos, la construcción de nuevos sectores habitacionales tomen en consideración la naturaleza como un factor determinante a la hora de tomar decisiones.

Este lunes las consecuencias de todo esto han quedado de manifiesto en cada comuna de nuestro Maule y es alarmante, por decir lo menos, saber que las precipitaciones seguirán durante los próximos días. 

Así que una vez más tendremos que estar preparados para reaccionar, pues las lecciones de cada año no se aprenden, por muchos operativos de prevención que se puedan realizar.