Sobran ganas y el balance inicial es positivo

0
732

Curicó Unido a la espera de volver a entrenar en cancha. El cuerpo técnico albirrojo aplaude su sistema de prácticas implementado la semana pasada y prefiere no proyectar a largo plazo, más aun luego de la extensión de la cuarentena. “No es negativo volver a las casas, les pasa a todos y ahora hay que reinventarse”, reconocen.  

CURICÓ. El complejo deportivo Raúl Narváez Gómez de Curicó Unido permanece cerrado. La cuarentena en Curicó obligó, detener las prácticas que la semana pasada se extendieron por tan solo cuatro días y el plantel ha debido regresar al trabajo a distancia. De todos modos, los entrenamientos recientes sirvieron a Larcamón y compañía, para realizar mediciones y pese a ver a sus pupilos trabajar a un ritmo diferente al acostumbrado, valoraron la buena respuesta al trabajo a distancia y se espera con ansias el levantamiento de la cuarentena, el próximo 3 de julio, para volver nuevamente a las prácticas en cancha. 

APROBACIÓN
“Funcionó el sistema de prácticas con todas las medidas preventivas”, reconocen desde el cuerpo técnico, quienes fueron testigos presenciales de cómo los jugadores se alegraban por volver al trabajo en cancha. Tras 90 días sin entrenar, el equipo de Larcamón regresó con grupos de siete jugadores con un circuito físico-técnico, cada uno en una zona de trabajo con diversos elementos de apoyo y la experiencia resultó. No se hablaron de cerca ni se pasaron el balón, sin embargo estuvieron en cancha, pisando el pasto y volviendo a vestirse con el escudo curicano, acercándose en parte a una habitualidad que no volverá en al menos un par de meses más. El ritmo de cada jugador fue distinto, más lento, tal vez hubo cierta descoordinación en ejercicios de movilidad, aunque todo entra en la lógica tras permanecer 90 días en casa. Este Curicó Unido de Larcamón es un grupo que ha estado más separado que junto, con cerca de 90 días en casa y tan solo 75 días a inicio de año trabajando juntos, tiempo suficiente en todo caso para demostrar con un aplicado fútbol, sus capacidades para esta temporada trepando al tercer lugar de las ubicaciones, posición que buscarán mantener en el exigente semestre final que se avecina.

REINVENTARSE
“Pudimos sacar una foto del equipo en el reencuentro y las mediciones antropométricas nos dieron la certeza de que el trabajo en casa fue bueno”, agregan desde el cuerpo técnico albirrojo, quienes fueron al sacrificio con Larcamón y el PF Juan Cruz Mónaco, debiendo pasar mañana y tarde trabajando en cancha con los grupos de entrenamiento. Otra buena del balance albirrojo son los exámenes PCR realizados al plantel, que resultaron negativos en su totalidad, por lo que el grupo se entrenó y cuidó en una escala de progresión positiva según balance del área técnica, que prefiere no proyectar trabajos a largo plazo, pues están conscientes que esta problemática social cambia día a día y es su tarea reinventarse y responder a esta extensa paralización, por una pandemia que no tiene precedentes en el fútbol profesional. “No es algo negativo volver a las casas por la cuarentena, les pasa a todos, tuvimos la suerte de ir una semana a entrenar a la cancha, medirlos a todos y ahora hay que reinventarse”, finalizan desde el área técnica-física del Curi, que ya volvió a saborear el gustito de entrenar en cancha y ansía el nuevo regreso, ahora para la puesta a punto de cara al posible regreso de la competencia para fines del próximo mes.