En votación dividida rechazan compra de cajas de alimentos

0
885

Consejo Regional del Maule. Su “real alcance” y por lo tanto, “impacto”; una extrema burocracia y “lentitud” en la propia entrega y distribución; además de un “aprovechamiento político”, fueron algunos de los argumentos planteados para justificar tal postura. 

TALCA. Diversas reacciones ha generado la decisión tomada por el Consejo Regional del Maule (CORE), en votación dividida, de rechazar la destinación de recursos (mil 500 millones de pesos) con el fin de ser utilizados para la compra de cajas de alimentos, que en el papel serían destinadas a familias vulnerables, como una manera de hacer frente al actual y complejo escenario marcado por la vigente pandemia del Coronavirus. Se trató de una propuesta planteada por el propio intendente (s) Felipe Donoso, con el fin de “ampliar” la cobertura planificada con anterioridad, lo cual se traducía en 40 mil nuevas cajas. En términos generales, los argumentos esgrimidos para justificar el citado rechazo se basan en una serie de cuestionamientos a tal alternativa, lo cual pasa por factores como el “real alcance” y por lo tanto, “impacto” de dicha medida; una extrema burocracia y “lentitud” en la propia entrega y distribución, y además de un “aprovechamiento político” de aquel proceso. En tal contexto, algunas voces han planteado la idea de que esos mismos recursos se distribuyan, pero a través de otros modelos, que permitan ofrecer una ayuda que efectivamente sea “más directa y rápida” (se habla por ejemplo, de evaluar o adoptar un modelo de “tarjetas”). “No queremos que las canastas lleguen a fin de año, o para Navidad. Las canastas se necesitan hoy día. Ese es el punto, y la forma de entrega no es la eficiente. Es ahí donde tenemos un grave problema, porque necesitamos entregar la ayuda ahora, en tiempo real”, fue lo que indicó al respecto el consejero Pablo Chávez, quien emitió un voto de abstención. 

MALA SEÑAL
En la vereda contraria, junto con lamentar la decisión que se tomó, molestia que también ha sido expresada de manera pública por varios alcaldes de la región, quienes votaron a favor de la entrega de recursos, recalcaron que independiente a los citados cuestionamientos, tal rechazo se traduce como una “mala señal” hacia quienes precisamente necesitan recibir una ayuda de tal naturaleza. Tal es el caso de la consejera regional, Cristina Bravo. “Me parece muy mezquino de parte de los consejeros no aprobar, buscando excusas de que el oficio estaba mal redactado o que no decía específicamente que era para ayuda social. Yo aprobé, porque nunca me voy a restar a recursos que vayan en beneficio de la comuna de Curicó, de la provincia y la región, sobre todo, en aquellos casos que vienen a beneficiar a nuestra comuna que tanto lo necesita en cuarentena”, dijo. Bravo también dio cuenta de que “toda la ayuda que llegue va a ser insuficiente, porque hay mucha gente que no va a poder trabajar ni poder salir de sus casas, sobre todo, los independientes, los pequeños empresarios y el comercio ambulante”.

“FUE LAMENTABLE”
Por su parte, la consejera Mirtha Segura, quien también se pronunció a favor, señaló sentirse “dolida” por la actitud de gran parte de sus pares frente a dicho tema. “Creo que es fundamental hoy día de que nos preocupemos de lo importante. La gente sí lo está pasando mal, la gente sí está pasando hambre. La gente sí está preocupada por todo lo que estamos viviendo y yo creo que hay que ponerse una mano en el corazón y realmente, no pensar si es Curicó, si es Molina, si es Talca, sino que pensar que todas las comunas de la Región del Maule están pasándola mal. La verdad es que me dolió y creo es importante que pensemos que la necesidad de la gente es urgente. Y, como yo fui alcaldesa, también viví una catástrofe como el terremoto del 2010, que nada se compara a lo que estamos viviendo hoy día, sé y reconozco cuando hay necesidad, así que la verdad fue lamentable”, subrayó.