La noche más larga…

0
724

Hay viejas frases populares que conservan parte de las identidades o idiosincrasias de diversas regiones del mundo y una de ellas dice, filosóficamente: “El Sol siempre sale…aunque esté nublado”.

Para los chilenos y, por cierto, para todos quienes habitamos el hemisferio sur, la llegada del invierno este domingo 21 de junio adquiere matices muy especiales y hasta dramáticos, debido al confinamiento al que nos obliga la pandemia del Coronavirus.

Por eso, nuestro título de hoy va a ser asimilado seguramente por nuestros amables lectores con una segunda lectura y que se refiere no solamente al fenómeno del solsticio invernal, sino que también al estado de ánimo que este año viene asociado a la crisis sanitaria.

Pero la invitación es a tomar esto de la forma más positiva posible e incluso hasta con cierta cuota de humor, como podrá apreciarse en los ocurrentes mensajes de las redes sociales. 

Uno de ellos dice que debiéramos ser como los osos que duermen casi todo el invierno (que vendría a ser como su propia “cuarentena”) pero los seres humanos tenemos el privilegio –para bien y para mal– de una vida larga y consciente, sin hibernaciones ni adormecimientos, para lo cual tenemos que usar toda nuestra voluntad, resistencia, coraje e igualmente nuestra fe.

Hoy, entonces, tendremos la noche más larga del año y, consecuencialmente, también será el día más corto, porque el sol (aunque el cielo esté nublado) solamente estará sobre el horizonte aproximadamente desde las 10 de la mañana hasta las 17:00 horas.

Este domingo también se producirá un eclipse anular de sol, pero solamente será visible en Asia, África y el sureste de Europa.

Como contraparte, en el hemisferio norte, este año 2020, el solsticio de verano ya comenzó ayer sábado 20 de junio, exactamente, a las 23:43 horas, fenómeno que se produce cuando el Sol alcanza la máxima declinación, proyectando su luz sobre la máxima latitud geográfica de la Tierra.

Es muy poco común que el invierno sea recibido con fiestas populares y en nuestro continente (si no estuviéramos con la malhadada pandemia), se desarrollaría en la zona argentina de Ushuaia una alegre celebración relacionada con la llegada de este ciclo climático.