Las primeras horas

0
430

Al momento de leer estas líneas, quienes residen en la zona urbana de Curicó, estarán viviendo la primera de varias jornadas que se auguran de cuarentena total. Para muchos se trata de una medida “que caía de cajón”, sobre todo considerando que, la comuna capital de la provincia cabecera norte del Maule, continúa liderando los principales índices regionales de personas contagiadas por Coronavirus. 

Por lo mismo, se requiere disminuir la movilidad de quienes residen en tal territorio y que permanezcan el mayor tiempo posible en sus respectivos domicilios. 

En un país conocido a nivel internacional por sus desigualdades, el enfrentar este escenario también lo será. Tenemos la posibilidad de observar la experiencia de otras zonas del país, donde ha regido o bien continúa vigente dicha medida, lo cual nos permite sacar algunas lecciones. Por ejemplo, lo que ha sucedido en Valparaíso, contrasta con las imágenes que se pueden observar día a día en TV desde Santiago, lo cual debería marcar una especie de precedente. 

Al ser consultado por “la extensión” que tendrá la cuarentena, el alcalde Javier Muñoz, indicó que aquello dependerá del propio “comportamiento” que tengan los curicanos, ya que de no conseguir “aplanar” la curva de casos, lo más probable es que cada siete días, la cuarentena se vuelva a renovar, tal como está ocurriendo en gran parte de la Región Metropolitana. 

Sin lugar a dudas, los que vienen no serán días fáciles. Estaremos frente a una dura prueba. Se presentarán una serie de inconvenientes que requerirán la conjunción de muchos factores de cara a poder ser superados. Por lo pronto, el acceso a productos básicos estará garantizado, ya que supermercados, panaderías y almacenes de barrios podrán seguir funcionando, aunque para acceder a ellos, se debe solicitar un permiso provisorio. Otros servicios como bancos o farmacias, también estarán disponibles, bajo el mismo formato. 

Esta cuarentena debe ser abordada y entendida como una oportunidad para “enmendar el rumbo”, y sobreponerse. Pero para ello se requiere la colaboración de todos.