¿Luces al final del túnel…?

0
440

Si bien hay personas “exageradamente optimistas” sobre posibles soluciones para la pandemia del Coronavirus que aflige al mundo por más de cien días, lo cierto es que en las últimas semanas y meses, vienen surgiendo intentos muy serios en torno a la búsqueda de una solución para la crisis sanitaria.

Es curioso que estas noticias no tengan la divulgación que podría pensarse, ya que generan ánimo y esperanza, para contrarrestar la depresión y el abatimiento de los espíritus.

Uno de estos informes (de apenas 3 ó 4 días), dice que Italia, Alemania, los Países Bajos y Francia, han firmado un contrato con la sociedad AstraZeneca para el suministro de hasta 400 millones de dosis de vacunas destinadas a toda la población europea y que podrían estar preparadas a finales de año, según ha comunicado el ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza (que coincidencia más alentadora ese apellido).

Es una vacuna que está siendo experimentada en la Universidad de Oxford y que ha contado con la participación del mencionado grupo farmacéutico y el italiano IRBM y que se encuentra en un “estado de experimentación avanzado y que finalizaría en otoño con la distribución de las primeras dosis a finales de año”, explicó el ministro.

Por otra parte (y esto debería ser un justo motivo de orgullo para todos los chilenos), luego de meses de arduo trabajo, varios científicos del Laboratorio de Biotecnología Médica de la Universidad Austral de Chile, puso a disposición del mundo los avances de “el anticuerpo de alpaca más fuerte del mundo, para el combate contra el Coronavirus”.

Alejandro Rojas, líder de la investigación, dice que con este anticuerpo podría crearse un inhalador vía nasal que neutralice el virus SARS-CoV-2 en el cuerpo humano,.

“El anticuerpo haría frente al virus no eliminándolo por completo, pero pudiendo las personas tratadas, crear más anticuerpos que a la larga ayuden en su inmunidad”, sostuvo el académico y doctor en Bioquímica de la universidad valdiviana.

Sin embargo, Rojas y su equipo necesitan algún tipo de financiamiento para sufragar los cerca de 2 millones de dólares que cuesta el ensayo y enfatizó que se trata de “un tema de importancia global y nacional”.

Ojalá esa y otras soluciones estén cada vez más cerca y podamos ver alguna luz, al final del sombrío túnel por el que estamos pasando.