En el barrio norte de Talca se emplazará nuevo centro diurno para atender a adultos mayores

0
541
El alcalde, Juan Carlos Díaz, junto al seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Prieto, observan los planos del futuro centro de atención de adultos mayores.

Establecimiento. Tiene como principal objetivo promover y fortalecer la autonomía e independencia de las personas mayores.

TALCA. La comuna de Talca contará con un nuevo Centro Diurno para Adultos Mayores, luego que el municipio obtuviera recursos del Fondo Regional de Iniciativa Local (FRIL) del Gobierno Regional, fondos que tienen como principal objetivo financiar proyectos de hasta 100 millones de pesos, para la construcción o mejoramiento con implementación de ese tipo de establecimientos.

El recinto, de 200 metros cuadrados, se emplazará en el barrio norte de la ciudad y tendrá un costo de $99 millones.

El intendente (s), Felipe Donoso, señaló que “al centro diurno podrán acceder los adultos mayores que se encuentren dentro del 60% más vulnerable. Además, se trata de una construcción que generará mano de obra local, para activar nuestra economía en momentos tan complejos”.

Por su parte, el seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Prieto, agradeció “el respaldo de los consejeros regionales a esta propuesta, por pensar en los adultos mayores de forma transversal. Tenemos un desafío por mejorar su calidad de vida y se inserta dentro de los objetivos del programa Adulto Mejor, que busca tener ciudades más amigables con las personas mayores”. 

El alcalde, Juan Carlos Díaz, comentó que “se nos invitó y nosotros obviamente acogimos la propuesta y hoy ya sabemos que tenemos el proyecto con el financiamiento confirmado. Esperamos iniciar las obras prontamente, para que el centro diurno abra sus puertas dentro de siete meses aproximadamente”.

CENTROS DIURNOS

Los centros diurnos tienen como principal objetivo promover y fortalecer la autonomía e independencia de las personas mayores, para contribuir a retrasar su pérdida funcional, manteniéndolos en su entorno familiar y social. 

Se trata de espacios destinados a la atención de personas en situación de dependencia leve que, si bien, cuentan con redes de apoyo suficientes para permitir su permanencia en el hogar, necesitan de espacios de relación con otros que fomenten su autonomía e independencia. Asimismo, de forma paralela busca la vinculación con la comunidad y la red de servicios públicos y privados.

Dentro de estos recintos se puede implementar un plan de intervención individual, que incluya talleres de adopción de estilos de vida saludable, mantención de la funcionalidad en el desarrollo de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (talleres kinésicos, terapia ocupacional, orientación psicológica, entre otros), promoción del envejecimiento activo, desarrollo de habilidades psicosociales, entre otros.