Cenco: el motor de la labor de Carabineros

0
656
Funcionarios están atentos a los requerimientos de la comunidad.

Alerta. Las llamadas inoficiosas congestionan y entorpecen el despliegue policial de las reales emergencias.

CURICÓ. La Central de Comunicaciones de Carabineros (Cenco), esta semana cumplió un nuevo aniversario desde que fuera creada para atender los llamados de emergencia de la ciudadanía, con el propósito de dar oportunas repuestas a los requerimientos, muchos de ellos generados por situaciones que afectan a la seguridad, ocurrencia de hechos ilícitos, accidentes de tránsito u otros en que la vida de las personas está en riesgo.

Cenco es el medio más efectivo para contactarse con Carabineros en caso de peligro, sin embargo, la saturación de esta importante línea telefónica por parte de quienes le dan un mal uso a través de llamadas inútiles, dificulta la acción inmediata del personal.

Esta situación que perjudica a quienes realmente requieren ser prontamente atendidos por Cenco, ocurre a nivel país y la provincia de Curicó no está exenta de ello. Solo en la primera semana de junio, la Central de Comunicaciones recibió cientos de llamadas, de las cuales solo algunas generaron procedimientos policiales, el resto de éstas fueron llamados inoficiosos.

Estas situaciones saturan la línea que dispone Carabineros de Chile para recibir los llamados de emergencia, dijo el prefecto de Curicó, teniente coronel Alejandro Halabi, quien verifica in situ la labor que están llevando a efecto la central. 

“Es preocupante que diariamente las personas llamen a la línea de emergencia 133 para consultas y bromas, sabiendo que este servicio es para reales situaciones o hechos que estén afectando a la ciudadanía”, destacó.

CREAR CONCIENCIA

En este contexto, el llamado de Carabineros es dar un mejor uso a esta línea de emergencia, que en promedio diario recibe más de 390 llamadas, de las cuales un 67% de ellas corresponden a insultos, bromas, marcar y cortar. Esta cifra es significativa, si se considera que en las horas punta del fin de semana (viernes, sábado y domingo), se recibe la mayor cantidad de llamados.

Los funcionarios que atienden el fono 133, tienen toda la capacitación e intención de responder lo más rápido posible una emergencia o situaciones que pueda poner en riesgo a las personas, pero la irresponsabilidad de aquellos que solo ocupan el número de emergencias para acciones imprudentes, hacen retrasar la respuesta de Carabineros, ocasionando muchas veces malestar en los usuarios del servicio.

Por medio del nivel de emergencia 133, Carabineros de la Prefectura Curicó, ha logrado realizar acciones destacables, que si la línea hubiese estado ocupada, habría marcado la diferencia entre la vida y la muerte. Entre las llamadas falsas que se hacen al 133 están los insultos, groserías y lo más alarmante, muchas veces, requerimientos falsos, lo que ha generado que Carabineros destine recursos humanos y logísticos para responder llamadas falsas, lo que conlleva a un grave gasto operacional.

Diversas jornadas de trabajo del personal de Cenco han permitido atender procedimiento policiales exitosos, como la recuperación de un vehículo robado, frustrar también algunos robos en lugar no habitado, frustrar destrozos a entidades y servicios públicos, partos, etc.