Nada es suficiente

0
418

Ya se han cumplido más de 100 días desde que se registró el primer caso confirmado de Coronavirus en nuestro país. Más de tres meses que sin duda alguna han sido duros para todos, especialmente para quienes se han contagiado, y para todos quienes han perdido un ser querido producto del Covid-19.

Desde enero, según han dicho en reiterado en varias oportunidades, el Gobierno comenzó a prepararse para lo que sería esta pandemia en Chile, pero nadie podría haber llegado a imaginar lo potente de esta enfermedad, sobre todo si se analizan las falencias que tenía nuestro sistema de salud, que se ha tenido que reforzar de manera acelerada durante este tiempo. 

Son muchas las medidas que se han tomado en estos más de cien días, con las cuarentenas en decenas de comunas, cordones sanitarios, controles sanitarios, el Ingreso Familiar de Emergencia, la entrega de cajas a las familias a través del programa de Alimentos Para Chile, las residencias sanitarias, el adelantamiento del Plan Invierno, recursos para los municipios, y podríamos seguir enumerando. 

Pero tenemos que ser realistas y decir que nada es suficiente, pues las carencias que están pasando miles o millones de familias en nuestro país no tienen precedente.

Son millones las personas que no pueden salir a trabajar, que sus contratos han sido suspendidos o simplemente fueron despedidos, sin poder cobrar su seguro de cesantía, u obteniendo recursos que corresponden solo a un porcentaje de lo que ganaban. 

Para qué hablar de quienes quedaron cesantes por efecto del estallido social, con el cierre de muchos negocios y emprendimientos, completando ocho meses de una realidad muy dura.

También hay que mencionar las críticas que han recibido muchas de las medidas que ha tomado el Gobierno, prefiriendo, por ejemplo, que se entregue el dinero a las familias y no las cajas de alimentos. 

Reiteramos, ante esta pandemia en Chile, nada es suficiente. Por eso es tan importante destacar todas las iniciativas solidarias que se dan en cada comuna, en cada barrio, como las Cocinas Solidarias o todas las campañas que particulares han iniciado.

Pero hay algo que también es clave y eso es el compromiso y la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros, pues si las personas siguen saliendo por motivos que no son de extrema urgencia, vamos a seguir teniendo cifras horrorosas todos los días y el famoso “peak” y posterior descenso de las cifras, tardará mucho en llegar.