80 mil almuerzos donará Empresas Bravo a las Cocinas Solidarias de Curicó

0
7416
Enrique Bravo y Angélica Toral son los gestores de esta iniciativa.

Enrique Bravo. “Tenemos que estar presentes. Hay gente que la está pasando muy mal”, señala el creador de los recordados “Bryc”, motivando a sus pares a que realicen acciones similares.

CURICÓ. Una excelente noticia recibió el alcalde de esta comuna, Javier Muñoz, ante el anuncio de una importante donación que realizará Empresas Bravo, cuyos propietarios son Enrique Bravo Rocco y Angélica Toral. 

Se trata de 80 mil colaciones que serán entregadas para disponerlas en las Cocinas Solidarias, que por estos días están beneficiando a familias que han sido golpeadas económicamente por la pandemia.

Dichas instancias, más de 30, están funcionando en lugares como Sarmiento, Sector Surponiente, Los Aromos, entre otros.

NECESIDAD

Enrique Bravo y su esposa Angélica Toral, son ampliamente conocidos en Curicó. Principalmente se recuerda los supermercados “Bryc”, de su propiedad, que marcaron un hito en el rubro en la provincia y otras ciudades del país.

Premiado y reconocido por su labor empresarial y por muchas acciones de beneficio social que realizó en silencio, un punto alto en este último ámbito Bravo lo encabezó post terremoto 2010, promoviendo la participación ciudadana a través de un Plan Maestro de Reconstrucción de Curicó.

Hoy, constatando la enorme necesidad de familias completas golpeadas por el Covid-19, dice que su interés para nada es figurar, sino motivar a otros empresarios a que también ayuden.

SU FILOSOFÍA

“Los seres humanos estamos viviendo un ‘cambio de civilización’, lo que traerá por cierto,  una cultura distinta. Tendremos que tener capacidad de resiliencia.   La ‘nueva normalidad’, como lo llaman algunos, será un mundo muy diferente. Tendremos que desarrollar los ciudadanos, nuevas formas de vivir: más sensibles, más solidarias, más éticas y por cierto, más fraternales incluso”, argumenta Enrique Bravo.

VUELTA DE MANO

“Los empresarios curicanos, a quienes hago un llamado, tenemos que estar presentes. Ya ha pasado mucho tiempo donde la gente con menos recursos, que ha perdido su trabajo o le han rebajado el sueldo, lo está pasando muy mal. Encerrados o limitados sus movimientos y con poco recurso hasta para alimentarse”, indica el empresario.

“Los más favorecidos no podemos estar capeando este temporal en una burbuja, con asado y con champán. Hay que salir a solidarizar, a compartir y a aportar ‘hasta que duela’, como dijo el padre Hurtado”, añade Bravo.

Recordó además las “Ollas comunes” en las cuales participó en los años 60, cuando fue profesor en Molina. “Esta es una oportunidad que nos da la naturaleza para devolver a nuestra querida ciudad todo lo que nos ha brindado”, afirma además.

Esta “vuelta de mano”, se suma asimismo a una impronta de permanente aporte que Bravo Rocco y Angélica Toral han aplicado en su vida empresarial y las comunidades en que participan. 

AGRADECIMIENTO

En esencia, su aporte contribuirá en cubrir al menos el 80% del costo de esas raciones;  ayuda que consistirá específicamente en la compra de 4.000 kilogramos de porotos, 3.500 kilos  de lentejas, 6.000 de arroz, 13.500 paquetes de tallarines, 7.500 kilos de pollo, 2.400 litros de aceite y 750 kilogramos de sal. Lo que alcanzará para unos 80.000 almuerzos, distribuidas en las más de 30 cocinas solidarias, durante las próximas semanas. 

En tanto, el alcalde Javier Muñoz, quien invitó a visitar algunas de las Cocinas Solidarias a Enrique Bravo, agradeció el invaluable aporte recibido de parte del empresario, que llevará una gran mano de ayuda a familias de toda la comuna.

SOLIDARIDAD EN COMUNIDAD

Quien también ha participado de las gestiones en el marco de este aporte, es el director ejecutivo de la Corporación Cultural de la Municipalidad de Curicó, Adolfo González Fuenzalida, quien señaló al respecto: “Las personas que desde su ámbito, sea de poder, la empresa o la política, usan sus redes para generar el hacer solidario, constituyen el fundamento de la vida, que no se suspende ni entra en cuarentena”. 

“Lo que en Curicó está pasando es que muchos más de los que creemos, están pensando y haciendo solidaridad en comunidad. Eso ha sucedido con don Enrique Bravo que se entusiasma y se encuentra con el alcalde Javier Muñoz que propone y juntos empujan, obligan y hacen posible que otros se entusiasmen y cumplamos con la misión de vida que es otorgar sin pensar en lo que ese otro es, sino en lo que necesita.  Hoy es alimento, para mañana esperanza, y para la vida, dignidad”, afirma González.

Por su parte Angélica Toral expresó su admiración por los cientos de voluntarias(os) que arriesgando sus vidas trabajan en estas cocinas en beneficio y ayuda a sus vecinos. “Eso es admirable”, comentó.