La solidaridad, ¡un valor fundamental!

0
606

Apoyo. Grupo empresarial de reconocida solidaridad marcó pauta una vez más.

Jaime Silva Bravo, Ecoprensachile 

Curicó. En tiempos tan difíciles y complejos como los que atraviesa la humanidad este año, se requiere de mucha responsabilidad colectiva, empatía social y sobre todo… solidaridad.   La pandemia del Coronavirus (Covid-19), hace que florezcan gestos dignos y plausibles, como también muchos indignos y repudiables, que por cierto son los menos y esta vez no nos referiremos a ellos.  Por el contrario es mucho más enaltecedor  y satisfactorio, destacar acciones positivas y solidarias ante tanto cuadro deprimente. Hoy son  miles las familias que han visto notoriamente disminuidos sus ingresos y por lo mismo, cientos de hogares “no tienen qué echarle a la olla”. Muchas personas viven al día, es decir diariamente generan el ingreso para subsistir, lo que ya no es posible, porque la dinámica social, comercial y laboral -en general-  se halla radicalmente alterada.

COMEDORES

La figura de los comedores populares es muy antigua y en los últimos años, en Chile, se había reducido solo a circunstancias especiales y más bien ocasionales, para asistir a gente desvalida… o derechamente en situación de calle.  Pero con la crisis sanitaria que nos afecta hoy, los comedores populares en muchos barrios de las ciudades más pobladas es una realidad  cotidiana; una necesidad imprescindible. Es por ello que cobran gran valor los gestos solidarios, más aún si provienen de un sector, o mejor dicho una empresa, que siempre se ha mostrado sensible ante las necesidades de sus vecinos, de su comunidad territorial.

SOLER CORTINA

“Hemos continuado desarrollando nuestra labor permanente de colaborar con algunas instituciones consolidadas, como son hogares de ancianos y de menores, que por años son beneficiarios de nuestra acción social;  pero con la crisis que se vive hoy, hemos respondido al llamado de numerosas comunidades vecinales donde se han hecho frecuentes y vitales sus comedores solidarios”, señaló Felipe Soler Correa. 

De paso manifestó su satisfacción personal de haber participado directamente, en algunas entregas de la tonelada y media de carnes que donó Empresas Soler Cortina; toda vez que -dijo- “resulta muy emotivo ver cómo se han organizado voluntarias de las juntas de vecinos, clubes deportivos y otras organizaciones comunitarias, para generar un comedor que asista a las familias más necesitadas. Estar con ellos, ver directamente su buena organización, los resguardos sanitarios que toman y el cariño con que trabajan para sus vecinos, no hace más que despertarnos profundos sentimientos de empatía y nos obligan a redoblar esfuerzos por colaborar”, indicó. Destacando finalmente, el entusiasmo de los trabajadores de la industria Jaime Soler e Hijos, que también se sumaron con gran voluntad, organizando los turnos para concretar los despachos de cada partida donada. 

BENEFICIARIOS

Estas son algunas de las instituciones y comunidades vecinales, directamente beneficiadas con el gesto solidario de la empresa curicana: Junta de Vecinos Santa Lucía, Clara Salinas (Sede Vecinal); J. de Vecinos Prosperidad, Jennifer Castro (Sede Vecinal); J. de Vecinos Los Aromos, Víctor Briones (Sede Vecinal); J. de Vecinos Dragones Sur, Elizabeth Trigari (Sede Vecinal); J. de Vecinos Prosperidad Sur, Carla Jara (Sede Vecinal); Villa Parque Los Guindos-Sarmiento, Jennifer Rojas (Sede Vecinal); J. de Vecinos Manuel Contardo, Carlos Gómez (Sede Vecinal); J. de Vecinos Sol de Sept., Leonor Lizama (Sede Vecinal); ONG Centro Día, Lorena Pérez (Centro de Acogida); Fundación Las Rosas, Hermana Nieves Gómez (Hogar Los Niches); Fund. María Ayuda, Mirtha Burdiles (Hogar Santa Lucía, Lontué); Fund. San Vicente de Paul, Maricel Besomi (Hogar Curicó); Villa Belén-Santa Fe, Pastor Evangélico (Comedor Vecinal); Junta de Vecinos Sol de Septiembre segunda etapa, María Raggi (Sede Vecinal), entre otras. Sin lugar a dudas un valioso aporte proteico para esos comedores.

La solidaridad es siempre bienvenida, pero en tiempos de crisis, es simplemente un valor fundamental y manifestaciones como esta ¡pueden y deben ser imitadas!… algo esperable  cuando se vive en comunidad.