Delincuencia en tiempos de pandemia

0
1009

Mucha gente podría pensar que a raíz de las restricciones y continuas fiscalizaciones derivadas de la crisis sanitaria a nivel nacional y mundial, los episodios delictivos pueden haber disminuido, pero varios casos registrados en los días y semanas recientes, tanto en la Región Metropolitana como en otras ciudades del “interior”, estarían demostrando lo contrario.

Si bien es cierto puede haber una aparente sensación de cierta tranquilidad, los delincuentes siguen actuando. Es lamentable y penoso tener que reconocer que, en nuestro país, hay un número considerable de hombres, mujeres y hasta niños menores de edad que “viven del delito” y no tienen conciencia de lo que es la honradez, la honestidad y el respeto por el prójimo; por los vecinos sencillos y esforzados que se esmeran diariamente por trabajar y criar a sus hijas e hijos bajo los mínimos principios de dignidad.

Los delincuentes no trepidan en usar la violencia para perpetrar sus robos y ya es un hecho comprobado que la gran mayoría de ellos operan en el marco de bandas organizadas y frecuentemente vinculadas con el mundo de la droga, la prostitución, el alcoholismo y el vicio en sus más diversas expresiones.

Curicó ha sido testigo de un hecho delictual que activó las alarmas policiales, en un sector del área nororiente de la ciudad, a raíz del cual resultaron heridos a bala dos guardias de seguridad, atacados por un grupo de antisociales que intentaban robar un camión de valores, objetivo que afortunadamente no lograron.

Menos mal los heridos no corrieron riesgo vital y se recuperan satisfactoriamente y la policía ubicó posteriormente el auto en que se movilizaban los ladrones, que lo abandonaron en un pasaje al interior de la población Manuel Rodríguez.

Pero, tras este grave suceso, queda esa percepción de inseguridad y de temor y no han faltado los rumores acerca de que esos delincuentes no eran todos curicanos y podrían provenir de la siempre convulsionada y abigarrada capital metropolitana.