La última cama

0
401

Estamos llegando en Chile a un punto que pensamos que estaba muy lejano. Con el explosivo aumentos de casos confirmados de Covid-19 en el país, los equipos médicos de diferente hospitales, principalmente en la Región Metropolitana, están informando que ya están al límite, teniendo que decidir a qué paciente conectan a un ventilador mecánico. 

Este lunes, la doctora Claudia Vega, jefa intensivista del Hospital El Carmen de Maipú, fue clara en sus dichos: “Estoy en este momento. Estoy eligiendo qué cama se me va a desocupar y elegir a la persona precisa, que sea más indicada. Que Dios me ilumine en esto”. Así de claro y doloroso.   

Y sentenció: “Estamos sin disponibilidad de camas críticas, no tenemos más ventiladores. Estamos al límite. Uno es humano ante todo. Son tiempos súper difíciles, yo hoy aparte de estar en mis tres UCI, he salido a pabellones, he ido a la urgencia a ofrecer ayuda y uno en esta situación tiene que seleccionar ciertas cosas. Es muy fuerte, no se lo doy a nadie. Estamos llegando a los momentos en que hay que tomar decisiones fuertes”.

Con esta realidad que estamos viviendo, es completamente inexplicable la actitud que aún mantienen muchas personas, pues se entiende que hay trámites que son impostergables o compras que se tienen que realizar, pero por favor, por lo menos que cumplan con el distanciamiento social, más bien físico, que tanto recomiendan las autoridades.

No es posible que en una fila, para el trámite que sea, las personas estén a menos de un metro de distancia, con su mascarilla en el mentón… así la posibilidad de contagio con alguien que esté cerca es casi segura.

El dilema de la última cama, para muchos ya es una realidad, pues esta enfermedad no te da tiempo de ir a buscar uno de los ventiladores que aún están disponibles o de ser trasladado a otro recinto de salud. 

En la Región del Maule, y particularmente en la comuna de Curicó, los casos confirmados de contagio están creciendo significativamente  durante los últimos días y seguramente se debe a las aglomeraciones que vemos todos los días en la calle, 

Nuestra región ya superó los 1.000 casos y esto seguirá creciendo en la medida que las personas sigan comportándose como si estuviéramos en un tiempo normal, sin pandemia, algo que resulta verdaderamente inaceptable.