El valor de Internet en tiempos de pandemia

0
291

La ingrata realidad de confinamiento y separación física que nos ha impuesto la actual crisis sanitaria, nos está haciendo reconocer y valorar en su justa medida, la vital importancia de las telecomunicaciones”, pues sin ellas este tiempo presente sería un caos indescriptible.

Un enorme porcentaje de actividades profesionales, educativas, legales, académicas, etc., son hoy posibles de realizar a través de Internet o –dicho de otra manera–  “online”.

Dentro de todo lo restrictivamente adverso de este tiempo, uno de los espacios que se ve beneficiado con los avances tecnológicos, es el del sector educacional y, aunque ya se evidencia que hay un notable atraso en lo que debió haber sido la aplicación normal de planes y programas, no todo parece perdido pues se cuenta con la “educación a distancia” gracias a los sistemas que permiten una conexión virtual, pero igualmente valiosa y estratégica, entre maestros y alumnos.

Sin ir más lejos, en nuestra propia Región del Maule son numerosas las escuelas y colegios que tienen acceso a esta modalidad que podríamos denominar “tele-clases”.

Y en el ámbito de la educación superior, con mayor razón el quehacer académico, por esta moderna vía, adquiere un perfil razonablemente satisfactorio en medio del enrarecido clima que imponen las actuales y complejas circunstancias sanitarias. 

Cabe recordar que, a causa de la creciente expansión de la enfermedad, el Consejo Académico de la Universidad de Talca resolvió que el primer semestre se desarrollara de manera online para los estudiantes de carreras técnicas y profesionales de pre y postgrado y dicha medida, podrá ser evaluada según la evolución de la pandemia.

Por su parte, la Universidad Autónoma de Chile, sede Talca, también ha fortalecido su plan de acción destinado a brindar apoyo a su comunidad universitaria, integrada por estudiantes, docentes y administrativos, en el marco de la crisis sanitaria que está afectando al mundo y a nuestro país, la que ha generado cambios en el sistema educacional, obligando a las instituciones a implementar clases a distancia para cumplir con su deber y con las obligaciones sanitarias impuestas por la autoridad, para evitar el contagio de Covid-19.