Fuerte cuestionamiento al “centralismo”

0
418

Un nuevo “gallito” entre el Gobierno y los alcaldes se presentó tras la petición planteada por los jefes comunales del Maule para que la región, en el actual contexto marcado por la pandemia del Coronavirus, pudiera entrar a una “Cuarentena Preventiva”, al menos durante las jornadas vinculadas al presente fin de semana largo. 

Al respecto, el intendente, Pablo Milad, indicó que no estaban las condiciones para “justificar” una medida de tal naturaleza, básicamente “por los bajos índices de contagiados” que a la fecha presenta el Maule. 

Obviamente las reacciones no se hicieron esperar, donde -en general- las palabras emitidas por los alcaldes y por otras autoridades de corte local, coincidieron en lamentar y criticar aquella postura. Este hecho trajo a colación nuevamente un fuerte cuestionamiento al “centralismo” que rige a nuestro país a la hora de poder tomar decisiones de tal naturaleza.  

Tanto los alcaldes como los concejales, son precisamente la “primera línea” de las autoridades, la “primera puerta” que en general tocan las personas a la hora de buscar un apoyo o bien una solución a una temática en lo puntual. Por lo mismo, dicha cercanía les permite tener pleno conocimiento de la realidad que los vecinos enfrentan y de sus necesidades.  

En este escenario que enfrentamos, siendo testigos a través de los medios de comunicación de lo que está ocurriendo, por ejemplo, en la Región Metropolitana, resultan más que válidas una serie de preguntas que se han formulado los jefes comunales ¿Es necesario tener que llegar a tal nivel de personas contagiadas para que las respetivas autoridades tomen decisiones “más drásticas”, tal como lo han planteado especialistas en dicha materia? ¿No es acaso mejor prevenir que curar? ¿El poder tomar medidas de tal naturaleza debe seguir estando solo en las manos de autoridades centrales? 

Se trata de interrogantes que la propia contingencia ha vuelto a poner en la mesa.