Hasta que la muerte llegue cerca

0
212

Como medio de comunicación y muchos otros, por no decir todos, hemos trabajado durante más de dos meses que no han sido fáciles para nadie, con el máximo afán de cumplir con, al menos, dos de nuestros objetivos como equipo periodístico: Informar y educar. 

Los medios de comunicación nos hemos propuesto y es un compromiso con todos ustedes,  día a día, informar el estado de avance de la pandemia del Coronavirus en la Región del Maule y todas sus comunas, también lo que pasa en Chile y el mundo, con el desgarrador número diario de nuevos contagiados, y la dolorosa cifra de personas que perdieron la batalla, siendo el Covid-19 el gran vencedor. 

Lo peor de todo es que la mayoría de los fallecidos son adultos mayores, que estando confinados, lo más probable es que hayan sido contagiados por sus hijos o por personas cercanas, como hemos visto en los brotes de esta enfermedad maldita que se han registrado en muchos hogares de ancianos.

La verdad es que muchas veces es difícil enviar un mensaje más claro, pues en nuestro compromiso de educar, hemos hecho lo posible por entregar recomendaciones, las que dan las autoridades y la Organización Mundial de la Salud, pero aún así muchos no responden y no quieren entender que la vida que hoy tienen es tan preciada, tan valiosa y tan frágil que es solo cuestión de días para que el Coronavirus la destruya. 

Al ver la aglomeración de personas en las calles muchos se sienten desesperanzados, o como lo ha dicho el intendente Pablo Milad en varias oportunidades, causa indignación ver tales escenas y repudio hacia quienes no respetan el toque de queda.

Los sentimientos pueden ser muchos, pero al final del día cansa y agota repetir una y otra vez lo mismo y que la gente simplemente no entienda: ¡esto es demasiado grave!, es la primera pandemia que vivimos, ya han muerto más de 500 personas en Chile por culpa del Coronavirus y más de 322.000 en todo el mundo. 

El gran problema será que todas esas personas que aún no le toman el peso a la pandemia, seguramente lo harán cuando alguien cercano enferme y muera, y ahí recién estará consciente y dirá ¿por qué nadie me dijo? ¿por qué nadie me advirtió que era tan grave? Pues claro, la culpa siempre la tendrá otro. Sin embargo, ese ser querido estará muerto y ni siquiera podrán hacer el funeral que se merece. Y recién ahí, con la muerte cerca, esa persona entenderá.