El autocuidado es la clave

0
443

Tal como hemos profundizado en este mismo espacio, es cosa de darse una vuelta por la zona céntrica de las principales ciudades de la región, para observar largas filas de personas que se generan en las afueras de diversos locales, tanto del área comercial, como de organismos tanto públicos como privados. A estas alturas, viene a ser parte del “habitual paisaje” que se puede apreciar por estos días, en el actual contexto marcado por la pandemia del Coronavirus. 

Justificables o no, se trata de una realidad que hay que enfrentar. En estricto rigor, deben cumplir con todas las recomendaciones que van de la mano con dicho escenario, siendo la principal de todas el poder conservar un distanciamiento de tipo físico. Justamente la ausencia de tal punto es lo que, en varias oportunidades, ha movilizado la presencia ya sea de Carabineros, PDI, fiscalizadores de salud, inspectores municipales, o bien personal del Ejército, entre otros organismos, verificando en terreno que se cumplan las medidas para prevenir contagios de Covid-19. 

Tal situación ocurrió, por ejemplo, la semana pasada (jueves) donde, en calle Rodríguez de la ciudad de Curicó, decenas de personas dieron vida a una extensa fila para, en lo puntual, conseguir una compra en una boutique. A medida que transcurrían las horas dicha aglomeración avanzó hacia el sur, hasta la intersección con la calle Prat, y luego continuó por el poniente, hasta al menos otra media cuadra. 

Como señalábamos, no es nuestra idea enfocarnos si los artículos que se querían adquirir eran o no “de primera necesidad”. Pero a más de dos meses desde que comenzó esta crisis de carácter sanitaria, a estas alturas para todos debería ser algo “inherente” actuar bajo los parámetros que van de la mano con tal realidad, sin que se requiera la presencia de algún tipo de fiscalizador que “ordene” dicho escenario.   

Aunque sea reiterativo, es necesario recalcar que el autocuidado es clave para poder enfrentar esta pandemia. Si se hace de una manera correcta y a gran escala, la distancia social rompe o disminuye la cadena de transmisión del Covid-19 de una persona a otra.