Dramático tiempo de “vacas flacas”

0
471

Si hubiera que marcar prioridades frente al actual panorama humano que está viviendo Chile –al igual que el resto de América Latina y el mundo entero, a raíz de la pandemia del Coronavirus–, obviamente que la primerísima preocupación es cuidar y preservar la salud de la población y muy especialmente la de los adultos mayores.

Tampoco cabe duda alguna que la inmediata segunda prioridad, es el problema económico que se ha venido agudizando de manera vertiginosa en las semanas recientes y este triste y deprimente escenario, nos hace recordar la parábola del Génesis que habla de las “vacas flacas” que siempre han simbolizado la pobreza, la hambruna y la desesperación.

Tal como el resto del mundo, Chile se prepara para enfrentar los días más difíciles en el ámbito de la economía, que se ha visto golpeada tan duramente por los efectos de esta pandemia.

En el curso de la semana recién pasada, el gobierno central dio a conocer una serie de medidas para ir en apoyo de todos los municipios del país, con el propósito que puedan hacer frente, de la mejor manera, a los difíciles momentos que se viven producto de la grave crisis sanitaria.

Se destaca, en primer lugar, el adelanto de flujos del Fondo Común Municipal para los meses de mayo y junio, por un total de 154 mil 960 millones de pesos y, además, se aportará un Fondo Solidario de $80 mil 960 millones, los que ingresarán directamente a los municipios con el objetivo de ayudar a todas las familias que éstos determinen y cuyos ingresos se hayan visto severamente afectados.

En el caso de la Región del Maule, este fondo solidario, supone más de 5 mil millones de pesos para los municipios, a fin de que puedan enfrentar los problemas nuevos que hoy tiene la sociedad y donde la cercanía de la gente con las municipalidades es fundamental.

En el desglose, se informó que las capitales provinciales del Maule recibirán los siguientes montos: Talca: $1.022 millones; Curicó: $733 millones; Linares: $476 millones y Cauquenes: $219 millones.

Sin duda, estas son decisiones que van de acuerdo a una emergencia de perfiles históricos, propia de una verdadera catástrofe, simbolizada en el amargo ciclo de “vacas flacas”.