La fría realidad de las personas en situación de calle en Curicó

0
723
Personal de Carabineros recorre las calles de Curicó entregando alimentos y útiles de aseo.

Servicio. De lunes a sábado, personal de Carabineros recorre la ciudad llevando alimentos y útiles de aseo a las personas en situación de calle. 

Jueves 14 de mayo. 8 de la mañana y el termómetro marca solo 3ºC. Es a esa hora cuando el personal de la Oficina de Integración Carabineros Comunidad (MICC) de la Primera Comisaría de Curicó comienzan su recorrido por las calles de la ciudad para entregar un kit de alimentación y aseo a las personas en situación de calle.

Diario La Prensa acompañó al personal uniformado en esta tarea, y pudimos comprobar en terreno las dificultades por las que pasan hombres y mujeres que no tienen un lugar donde vivir y que por ahora, no han podido ser trasladados a los albergues que el Gobierno ha habilitado en la comuna.

La primera parada fue en un sitio eriazo en la salida sur de Curicó, donde cerca de diez hombre se acercaron inmediatamente cuando vieron que llegaban los vehículos de Carabineros. En ese lugar, y al percatarse de nuestra cámara fotográfica, algunos inmediatamente dijeron que no querían fotos, pero pasado los minutos se acercaron a conversar y contarnos sus preocupaciones. 

Pues muchas de estas personas tienen familias que quierer recuperar, otros quieren irse luego al albergue porque quieren sanarse y dejar de beben alcohol, para acercarse nuevamente a sus seres queridos; otros no quieren abandonar sus lugares porque están acostumbrados a esa vida.

La verdad, al conocer estas historias y al vivir por un par de horas el frío que ellos tienen que soportar durante las noches, nos hace agradecer tener un hogar, comida caliente y comodidades que muchas veces no valoramos. 

Otros sectores que recorre este equipo es cerca del Servicio Médico Legal, doctor Osorio al costado de la línea férrea, los vagones que se encuentran también a un lado de la línea, Sarmiento, Santa Fe, cerro Condell, entre otros. 

“NOS GUSTA ESTE TRABAJO”

El encargado de la Oficina MICC, suboficial mayor Carlos Guzmán, nos explica que desde el jueves 7 de mayo se iniciaron los recorridos de la llamada Ruta Calle, enmarcada en el Plan Protege Calle Covid-19, impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social. 

Guzmán asegura que existen cerca de 30 puntos en la ciudad donde se instalan las personas en situación de calle, por lo que se tiene que priorizar de acuerdo a las necesidades de los hombres y mujeres, su edad y estado de salud, entregando cada día 50 kits con alimentos y útiles de aseo. 

“Todos los días les preguntamos a las personas si quieren trasladarse a los albergues que se están habilitando en la ciudad; a los interesados los inscribimos y gestionamos su traslado, pero muchos otros no quieren salir de donde están, no quieren cambiar su sistema de vida”, comenta el suboficial mayor.

El problema es que existe incertidumbre respecto a si podrán adaptarse al cambio, porque a diferencia de años anteriores, ahora los albergues reciben a las personas durante las 24 horas, los siete días de la semana y el objetivo es que permanezcan dentro hasta el mes de agosto, para cuidarse del frío y prevenir contagios por Coronavirus. 

“Si estamos trabajando en la oficina Comunitaria es porque nos gusta y lo que hacemos es con cariño, ya conocemos a la gente, interactuamos con ellos, conocemos su sistema de vida y sus necesidades, por si podemos ayudar en algo más”, dice Carlos Guzmán, agregando que la comunidad también puede aportar con las personas en situación de calle, por ejemplo, donando frazadas y ropa de abrigo. 

Los funcionarios a cargo de entregar esta ayuda, trabajando en turno son el sargento primero Luis Muñoz, sargento segundo Guido Contreras, cabo segundo Gisel Castillo, sargento Sara Correa, sargento segundo Sebastián Araya y la cabo primero Ana María Cofré, además de la asistente social Paula Espinoza. 

SALIR ADELANTE

Seguimos con el recorrido y llegamos al sector de Doctor Osorio, a un costado de la línea férrea, donde un alegre grupos de hombres sale a nuestro encuentro. 

Uno de ellos es Héctor Andrés Pérez, quien es conocido por su buena voz y no duda en comenzar a cantar. El es una de las personas que está contenta, porque ya le confirmaron se irá al albergue ese mismo jueves. “Yo con todo lo que estoy pasando, para mi es una bendición. Yo le dije a mi suboficial mayor que quiero puro salir de aquí, es una bendición  porque quiero volver a ser la persona que era, con la inteligencia que tengo, con mis estudios; porque aquí en la calle uno es discriminado. Quiero salir de aquí y recuperar a mi familia”, dijo.

Otra de las personas que nos encontramos es Héctor Flores, “Leo Rey” para los amigos. “Es triste y hay que ser fuerte no más, porque se pasa mucho frío, mucho, pero uno se acostumbra ya. Quiero irme al albergue, porque quiero salir de esto, quiero rehabilitarme”, dice Héctor, quien agrega que su necesidad de trasladarse al albergue se debe por una parte, por la preocupación de contagiarse con Covid-19, pero especialmente porque quiere cambiar el rumbo de su vida, encontrar un trabajo y enmendar el camino. 

Como ellos, son muchas personas en Curicó y miles a los largo de Chile que viven en la calle y especialmente este invierno necesitan la ayuda del Gobierno, pero también de la comunidad, para salir adelante, encontrar un trabajo y muchos de ellos lo hacen porque quieren recuperar a sus familias.