El frío de la calle

0
443

Esta semana se han registrado las temperaturas más bajas en lo que va del año, dejando atrás esos días cálidos que muchas personas esperaban que se prolongaran un poco más.

Pero estamos avanzando de forma normal hacia el invierno, cuando los termómetros reflejan una realidad que este año será aún más complicada debido a la pandemia por el Coronavirus.  

Porque sin duda, la estación más fría del año será un período que exigirá la mayor coordinación y entrega de diferentes recursos, pues con el Covid-19 azotándonos, especialmente durante los últimos días cuando los contagios han llegado a cifras récords, lamentablemente hay que ser realistas y entender que también seremos golpeados por la Influenza, virus sincicial y otras enfermedades respiratorias. 

Y con el frío de las últimas veces, algunas personas se quejan y recuerdan cuánto les gusta el verano, pero esas personas viven en una casa, tienen estufa y comida caliente.

Solo basta abrir un poco los ojos, mirar hacia el lado y darse cuenta que muchos -unos con más y otros con menos- son privilegiados con tener un techo.

Ese fue el sentimiento ante la realidad que viven miles de personas en nuestro país, que se encuentran en situación de calle. 

Este jueves, un equipo de diario La Prensa acompañó a los carabineros de la oficina Comunitaria de la Primera Comisaría de Curicó, en el recorrido que hacen de lunes a sábado para entregar comida y útiles de aseo a estas personas, con el frío intenso que se siente a las 8 de la mañana y tomando en cuenta que el invierno aún no llega y las temperaturas seguirán cayendo. 

Son ellos quienes ahora más que nunca necesitan el apoyo de todos, pues si bien reciben la ayuda del Plan Protege Calle Covid-19, necesitan un lugar para pasar estos meses. Muchos de ellos aún esperan que se abran los albergues y otros simplemente no quieren dejar sus lugares, pues ya están acostumbrados a esa vida. 

Pero todos podrían colaborar, con lo que tengan, con una frazada, con nylon para que cubran sus espacios, con una parka; todo suma y todo sirve.

Y es de esperar que todos los albergues se abran a la brevedad y así entregar un espacio cálido y seguro, para tanta gente que quiere dejar las calles y comenzar una nueva vida.