“Tenemos que acostumbrarnos a vivir con el virus y a actuar como si estuviéramos contagiados”

0
553

Balance. La primera autoridad regional conversó con diario La Prensa, refiriéndose al manejo de la pandemia del Coronavirus, reiterando de paso un llamado al autocuidado.

Talca. El domingo 3 de mayo se cumplieron dos meses desde que se confirmó el primer caso de una persona contagiada por Coronavirus en nuestro país y fue precisamente en nuestra Región del Maule.

Por lo mismo, diario La Prensa conversó con el intendente Pablo Milad, para realizar un balance de lo que han sido estas semanas de trabajo para cuidar la vida de las personas y todo lo relacionado al bienestar social y económico de la ciudadanía. 

Intendente, se cumplieron dos meses desde que se confirmó el primer contagio en Chile por Coronavirus, precisamente en el Maule ¿Estábamos preparados?

“Fue una sorpresa y nada grata, ser los primeros en Chile con un contagio confirmado, de iniciar esta pandemia que hoy es un hecho concreto. Primero participé en todo lo que era la preparación para esta pandemia; comenzamos a fines de enero con capacitaciones, implementación, instrumentalización, con ensayos que se hicieron sobre los protocolos establecidos por la autoridad sanitaria y también por lo que dice la Organización Mundial de la Salud. En realidad la región ha tenido una conducta adecuada respecto al manejo del virus. Siempre hay cosas que mejorar, pero en estos momentos estamos en una situación plana”.

¿Cómo ha sido tener que enfrentar esta pandemia?

“Primero es un compromiso, como primera autoridad regional uno tiene una responsabilidad muy grande, que es salvaguardar primero las vidas y que se cumplan los protocolos. Cuando uno es autoridad tiene una responsabilidad muy significativa y muy importante, que es que todos los sistemas funcionen en virtud de las necesidades, principalmente de las personas, de las familias y que se cumpla con todo lo establecido. Muchas veces, en lo personal, pues vengo del mundo privado, uno ve que las cosas no se aplican con la velocidad que le gustaría, pero hay que adaptarse y canalizar de la mejor forma lo que hay y lo que existe, también motivando afectivamente a todos los servicios para que trabajen en un fin común, que es salvar vidas en nuestra región”. 

¿Cómo evalúa usted el comportamiento de los maulinos frente a las medidas de prevención?

“Primero creo que nuestra idiosincrasia no es disciplinada. Nos falta disciplina como chilenos. Con eso me refiero a que muchas veces la obligación, la imposición es la que hace que las personas cumplan la normativa. La gente ha cumplido de mediana forma, no ha sido muy responsable en las exigencias sanitarias; veo mucha gente en la calle, eso me preocupa, veo niños en la calle, ellos están en cuarentena, no están yendo a clases por lo mismo. Siento que las personas no le han tomado el peso a lo que viene, estamos recién comenzando una carrera larga, que puede durar más de un año, donde tenemos que acostumbrarnos a vivir con el virus y a actuar como si estuviéramos contagiados para proteger a las personas que nos rodean”.

¿Cómo ha sido la relación con los alcaldes?

“La relación ha ido de menos a más, es algo nuevo para todos, nadie está preparado para una pandemia porque afecta en todas las áreas y también en la parte sicológica de las personas, hay mucha presión, hay desesperación, hay mucha ansiedad y esto también afecta. Los alcaldes no están ajenos a eso y tampoco uno como autoridad. Las relaciones han ido mejorando bastante, tenemos muy buena comunicación, se han delimitado los protocolos, se han orientado y canalizado los objetivos a desarrollar y creo que ahora hay una sinergia bien clara y fuerte entre los alcaldes y el Gobierno Regional, porque hemos trabajado de la mano, pensando en la gente, que es tan importante y no pensando en tendencias políticas”.

¿Qué ha sido lo más difícil en estos dos meses?

“La incertidumbre. Es difícil proyectar y al ver tanta necesidad que se está presentando, gente que pierde su fuente laboral, sus ingresos, eso me preocupa como autoridad y por eso hemos trabajado con el Gabinete Económico desde que comenzó la pandemia, para destinar recursos, aprobar recursos de la mano con los consejeros regionales para prever algo que ya sabemos, que es una pandemia social y económica que tenemos que combatir. La incertidumbre que conlleva, los problemas sociales y económicos graves que esta pandemia trae para la gente es lo que más me preocupa”.

Todavía no se sabe cuánto por tiempo tendremos que enfrentarnos a esta pandemia, ¿qué mensaje le entrega a los maulinos?

“El enemigo que estamos combatiendo es invisible, por eso es importante seguir trabajando como si tuviéramos el virus, sentir que estamos contagiados y bajo ese concepto las personas tienen que cuidarse y proteger a los demás. Necesitamos mucha disciplina, necesitamos mucha constancia en todo lo que hacemos día a día. No podemos pensar que a nosotros no nos va a tocar. Es un combate diario, es una lucha también con el autocuidado, porque aquí lo más importante es conservar vida y también la de los demás a través de la precaución que podamos tener nosotros con el mundo que nos rodea y con el mundo que amamos”.