Suspendido hasta nuevo aviso…

0
412

Puede parecer una resignada predisposición anímica, pero lo cierto es que la expresión popular que dice: “Podría ser peor” es algo muy real y recurrente en un gran número de personas que se ven enfrentadas a una situación problemática y cuya solución no se ve posible en un futuro cercano.

Esto de la pandemia derivada del Coronavirus ha golpeado tan fuerte a todas las comunidades, que ha ido creando una infinidad de “paréntesis” o pausas que podrían prolongarse por mucho más tiempo de lo tolerable.

Los efectos colaterales asociados al drama del Covid-19, han estado afectando prácticamente a más de un 90% de las actividades cotidianas y domésticas y una de ellas es la suspensión (hasta nuevo aviso…) de los proyectos de ampliación y/o, mejoramiento de viviendas sociales los que, hasta hace un par de meses, habían estado cumpliendo sus respectivas fases o etapas, de acuerdo a lo planificado.

En estos programas tan beneficiosos, están vinculados el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) y las Entidades de Gestión Inmobiliaria Social, conocidas como EGIS y que son personas jurídicas (empresas), de derecho público o privado, con o sin fines de lucro, que llevan a cabo los Prestadores de Servicios de Asistencia Técnica (PSAT).

En nuestra Región del Maule, han sido miles las familias que se han visto favorecidas con este tipo de subsidios a través del cual se les han ampliado sus casas; se les ha hecho mejoramientos térmicos; cambio de piso y techumbre, entre muchos otros vitales arreglos que significan una vida mejor y más digna. 

Por estos días, todas las EGIS municipales han estado informando que la atención presencial está suspendida hasta nuevo aviso y también se suspende la entrega de documentos pendientes para proyectos de mejoramiento, ampliación, construcción de vivienda, etc., y que los nuevos plazos serán informados oportunamente.

La maldita pandemia del Coronavirus, es la culpable de esta deprimente y triste realidad y, como hay necesidades más urgentes, se deben redestinar los recursos, por lo que todo queda “suspendido hasta nuevo aviso…”.