Nelson Tapia: “El fútbol es mi vida”

0
497

Golero. Del club General Maturana de Molina, jugó como guardameta en O´Higgins, UC, Puerto Montt, Unión Española, Cobreloa, Vélez Sarsfield, Santos, Junior de Barranquilla y la Selección de Chile. Técnico de fútbol escolar, universitario, amateur y profesional. Hoy está radicado en Guayaquil, Ecuador.

En la administración del alcalde de Molina, Juan Carrasco, el concejo municipal acordó por decreto declarar Hijo Ilustre de Molina, al ex guardameta de la Selección de Fútbol de Chile, Nelson Antonio Tapia Ríos. Desde esa envestidura para el ex arquero de “La Roja”, el tiempo se encarga de escribir nuevas historias de vida de uno de los tantos trotamundos del fútbol chileno. Hoy con 54 años, la motivación ha vuelto a su corazón, en su destino aparece un nuevo trabajo como preparador de arquero y técnico en Ecuador. 

El ex meta, es el entrenador (s) del Club Guayaquil Sport. Nelson Tapia, vive días complicados en Ecuador, ya que si bien toda Sudamérica está en cuarentena por la pandemia del Coronavirus, en la región el país del Guayas presenta una alta cifra de fallecidos debido a la enfermedad. En ese contexto, el molinense contó en una transmisión en vivo por Instagram, cómo ha pasado las últimas semanas en Ecuador.

Al igual que todos, ha aprovechado para pasar tiempo con sus gemelos y su esposa. “Ojalá esto pase luego”, dijo.

INICIOS

Cuando jugaba en el club General Maturana de la Asociación de Molina, el “Simpson” se prueba en O´Higgins de Rancagua, dirigido por Luis Santibáñez,  Tapia tenía 17 años de edad y 1,82 metros de estatura, previo a ello había probado suerte en Rangers de Talca, sin embargo, Eduardo Peña lo instaló en Rancagua, cancelando la suma del respectivo pase: 62 mil pesos. Debutando en O´Higgins en 1987 en Segunda División, llevaba dos años de casado, permaneciendo en Rancagua hasta 1993, pasando luego a la UC, pero lo enviaron a préstamo a Temuco, cumpliendo una excelente campaña, llegando a una liguilla de promoción. Regresó mucho más maduro a la UC reemplazando a Patricio Toledo en el arco cruzado. Levanta la Copa Interamericana en 1994, y el título del Apertura de 1997. Luego jugó en Vélez Sarsfield de Argentina, Santos de Brasil y Junior de Barranquilla.

PREMIOS

En el 2000 fue su mejor año, obteniendo el “Cóndor de Bronce” como el mejor futbolista profesional de esa temporada. Posteriormente, llega a jugar a Puerto Montt, Unión Española y Cobreloa. “El fútbol es mi vida”, dijo en entrevista con diario La Prensa al momento de recibir el premio que entregan los periodistas deportivos, junto a los curicanos Jessy Reyes (karate) y Richard Rodríguez (ciclismo) en el Teatro Teletón.

OLÍMPICO 

En “La Roja” debutó el 22 de marzo de 1994 y se mantuvo hasta el 2005 cuando fue reemplazado por Claudio Bravo, siendo el golero que batió el récord de permanencia en la Roja, superando a Sergio Livingstone. Junto con ser arquero titular en el Mundial de Francia 98, también lo fue en la escuadra que logró el bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000,  junto a Iván Zamorano, Pedro Reyes, Pato Ormazábal, Cristián Álvarez y Claudio Maldonado, los tres de la zona.

MUNDIAL 

Nelson Tapia fue parte importante en las eliminatorias para el Mundial de Francia 98, el de Corea y Japón y también para el de Alemania. “Mi rendimiento fue el mismo que el equipo en Francia. Creo haber cumplido, pero a uno le queda la sensación de que si le hubiese atajado el penal a Roberto Baggio en el partido ante Italia, hubiera sido diferente. Hubiera quedado el recuerdo de haber atajado un penal en un Mundial, de haber clasificado antes y no haberse encontrado con Brasil”, dijo.

Tapia aseguró que la participación en el Mundial de Francia y en los Juegos Olímpicos de Australia, dejó marcas en la memoria que son muy difíciles de borrar, más allá de todas las experiencias que le tocó vivir junto a la Selección.

“Mucha nostalgia, pero fue maravilloso, lo mejor que le puede pasar a un futbolista”, contó a diario La Prensa.

TÉCNICO

Nelson Tapia se desempeñó primero como entrenador de la Sub 10 de la Universidad Católica. Iba dos días a la semana y dirigía los domingos, agenda que económicamente no convenía por sus traslados desde Molina. “Andaba buscando trabajo estable, para financiarme mis estudios de entrenador que retomé en el INAF. Mandé currículum a la ANFP, en la época de Bielsa y Sampaoli, para trabajar con los arqueros y no pasó nada. Traté de quedarme en la Católica, pero no resultó. Hice varias cosas, por aquí y por allá, pero nada estable. Mi nombre y mi experiencia no bastaban. En todos lados me pedían el curso de técnico”. Fue en esa búsqueda cuando apareció la posibilidad de trabajar en su propia ciudad. Llegó a Molina para asesorar todo el deporte de la Municipalidad, atrás había quedado su paso por el fútbol de la Universidad del Mar, Curicó e Iberia de Los Ángeles como ayudante. Tomó la Selección de Molina para el campeonato nacional ANFA que fue en su natal ciudad. Todo un desafío preparar el equipo. “Fue una linda práctica, con la mejor enseñanza de mis entrenadores Wanderlei Luxemburgo, Manuel Pellegrini y Nelson Acosta”, agregó esa vez.

FAMILIA

Acompañado de su segunda esposa, Catherine Ramírez, y sus hijos gemelos, León y Manuel, por ahora Nelson Tapia está radicado en Guayaquil. Sus otros cuatro hijos (Joao, Geraldine, Francisca y Antonio) los tuvo con su anterior cónyuge, Paola.