Fiscalización establecerá eventual “daño o mal uso” de Kiosco Cívico

0
995
Si bien dicho punto ha sido utilizado para recurrentes manifestaciones de la ciudadanía, el seremi recalcó que se trata de un lugar de encuentro para las familias y vecinos.

Estará a cargo del CMN. Según lo indicado por el seremi de Bienes Nacionales, se tomó conocimiento del uso indebido de tales dependencias, donde se instalan continuamente, pancartas, banderas y rayados alusivos a una visión o posición política parcializada, dentro del contexto al próximo llamado a plebiscito.

CURICÓ. A fin de que se investigue “un eventual daño o mal uso”, el seremi de Bienes Nacionales, Enrique Gómez, indicó que oficiará al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), para que ordene una fiscalización al denominado Kiosco Cívico de la Plaza de Armas de Curicó. Según lo indicado por Gómez, se tomó conocimiento del uso indebido de tales dependencias, donde se instalan continuamente, pancartas, banderas y rayados alusivos a una visión o posición política parcializada, dentro del contexto al próximo llamado a plebiscito. Sobre tal punto, el seremi enfatizó su preocupación por lo sucedido en el lugar, afirmando que “el uso indebido que se hace de esta estructura podría causar daños mayores y de carácter irreversible, por lo demás se trata de un bien nacional de uso público de carácter histórico, que debe estar a disposición de todos los vecinos y ciudadanos y no sólo de un sector o de una visión política”. Es por esto, dijo, que va a oficiar al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) para que ordene una fiscalización, que permita establecer si es que tiene un eventual “daño o mal uso”. De ser así, agregó, el municipio “deberá ser el responsable”, ya que el kiosco está en la plaza y se presume que estaría bajo su administración, mención que se hace en el artículo 5, de la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades.

Historia

La obra fue financiada por las arcas de la ciudad, además de una colecta de los vecinos y el aporte personal del intendente, Arturo Balmaceda Fontecilla, alcanzando un costo de  siete mil pesos de la época. Fue inaugurada el 21 de septiembre de 1906 con una retreta ejecutada por la banda del regimiento “Dragones” de Curicó. También es importante recalcar que junto con tratarse de un Bien Nacional de Uso Público dicho kiosco fue declarado como Monumento Histórico, mediante decreto N°789 del 27 de julio de 1978 de la Presidencia de la República.