Usos y abusos de las redes sociales

0
494

¿Cómo era el mundo de las comunicaciones antes que existieran las redes sociales, que conectan a cientos de millones de personas de todo el mundo a través de Internet?

A lo largo de sus longevos 122 años, diario La Prensa ha sido receptor de una enorme cantidad de comentarios y opiniones de sus colaboradores, columnistas, profesionales expertos en las más diversas materias y también, por supuesto, de innumerables lectores que han participado en populares secciones como “Cartas al director”, Cartas al diario”; “Aquí está su parrafito”, “La Tribuna del Lector”, etc.

A partir de mediados del Siglo XX, esto ocurría, naturalmente, en todos los diarios y también las radioemisoras del país, que recogían inquietudes, reclamos, sugerencias, denuncias públicas y un amplio abanico de manifestaciones ya sea de carácter individual o de grupos.

Pero con la llegada de la televisión primero (a fines de los 50’ y primeros años de los 60’) y luego, la aparición de los computadores y los teléfonos celulares inteligentes, todo ese escenario cambió radicalmente… para bien y también para mal.

Fue en la década de 1990 –con internet disponible– que la idea de “red social” emigró también al mundo virtual. El sitio SixDegrees.com, creado en 1997, es considerado por muchos como la primera red social moderna, ya que permitía a los usuarios tener un perfil y agregar a otros participantes, en un formato parecido a lo que conocemos hoy. 

El sitio pionero, que en su auge llegó a tener 3,5 millones de miembros, se cerró en 2001, pero ya no era el único.

Cuando hablamos de red social, lo primero que viene a la mente son sitios como Facebook, Twitter y Linkedin o aplicaciones como Snapchat e Instagram, típicos de la actualidad.

Y aquí aparece, entonces, una suerte de “libertinaje comunicacional”, en que es posible no solo argumentar y opinar, sino que también descalificar, denigrar, insultar y calumniar gratuitamente todo lo que ha hecho que, lamentablemente, las redes sociales se vayan convirtiendo en una especie de “vertedero” más repudiable que un basural… Cero de respeto, consideración, criterio y sentido común. Son los usos y abusos de las tristemente famosas redes sociales. Cuando se usan de manera irresponsable pueden causar mucho daño, como las descalificaciones y falsas acusaciones hacia personas, que ni siquiera tienen algún tipo de base o prueba, por lo que urge una ley que regule estos espacios.

Pero cuando se usan bien, salen a la luz, por ejemplo, maravillosas campañas de ayuda en las que se unen miles de personas por una buena causa.

Usted decide cómo usa sus redes sociales.