Casa de Ejercicios de la Diócesis de Talca será albergue para personas en situación de calle

0
698
El gobernador provincial, Felipe Donoso, recibió las llaves de la “Casa de ejercicios Regina Pacis”, de manos del administrador diocesano, monseñor Galo Fernández.

Cobertura. El lugar será para veinte personas y cuenta con amplio espacio físico, dormitorios individuales, comedor y jardines, que les permitirá llevar de mejor manera, la nueva modalidad de este albergue que será cerrado 24/7.

TALCA. Hasta la Casa de Ejercicios de la Diócesis de Talca, ubicada en el sector poniente de la capital regional, en la ribera del estero Piduco, llegó el gobernador de la provincia de Talca, Felipe Donoso, con la finalidad de recibir de parte del administrador diocesano, monseñor Galo Fernández, las llaves del recinto religioso “Casa de ejercicios Regina Pacis”, que este año se sumará como nuevo albergue para personas mayores y embarazadas en situación de calle.

El lugar será para veinte personas y cuenta con amplio espacio físico, dormitorios individuales, comedor y jardines, que les permitirá llevar de mejor manera la nueva modalidad de este albergue que será cerrado 24/7.

Con este nuevo albergue, serán tres en la comuna de Talca que funcionarán en este Plan Invierno 2020, el que se adelantó ante la emergencia sanitaria que se vive en el país por Covid-19 y cuyas novedades son que serán en modalidad 24/7, con un máximo de 20 personas para resguardar el distanciamiento social y disminuir al máximo, las posibilidades de contagios y brotes del Coronavirus.  

AGRADECIMIENTO

“Sin duda esta intención de la iglesia de disponer este lugar, el que cuenta con muy buenas condiciones para que personas vulnerables puedan resguardarse del frío, lluvia y del virus, es muy destacable. Agradezco profundamente al Obispado y a la iglesia católica, disponer de este gran lugar para adultos mayores y embarazadas que viven en la calle”, señaló el gobernador Donoso.

El obispo Galo Fernández, en tanto, manifestó que “estamos muy contentos de ofrecer este espacio que es amplio, hermoso, pensando especialmente en los adultos mayores de la calle, los preferidos del Señor, los más pobres que puedan tener el mejor trato digno para poder pasar este invierno y pandemia. Pido a Dios que el proceso que vivan aquí les ayude a superar este tiempo y a crecer en sus vidas”.

Este nuevo albergue, que se suma a la Casa Rauquén de la comuna de Curicó, comenzará a funcionar dentro de los próximos días y estará a cargo de  la gobernación de Talca, con financiamiento del Ministerio de Desarrollo Social y Familia.