538 personas fueron devueltas a sus casas por intentar ingreso al Maule durante el 1 de mayo

0
473
Los férreos controles sanitarios en diferentes puntos de la región (en la imagen, provincia de Linares), permitieron devolver a 538 personas que intentaron arribar al Maule durante el feriado del 1° de mayo. (Foto: Carabineros de Linares).

Fueron fiscalizados 7.132 vehículos y 14.496 ciudadanos. Desde ya preocupa el movimiento de personas que pueda existir durante los próximos días, por motivo de compras para el Día de la Madre. 

TALCA. La intensificación de los puntos preventivos sanitarios en la región, significó que 538 personas fueran obligadas a devolverse a sus lugares de origen, cuando intentaron arribar al Maule durante el feriado del 1 de mayo.

En los controles carreteros y de accesos a lugares turísticos o de tradicional descanso, ese día fueron fiscalizados 7.132 vehículos y 14.496 ciudadanos. Esto es, peaje Quinta (2.207 personas), El Peral (621), Hualañé (1.343), Talquita (4.071), La Posada (1.921), Pelluhue (675), Molina (453), Digua (775), Bajo Perquin (1.500), Tres Arcos (985) y La Esperanza (395 personas).

Durante esa misma jornada, fueron detenidos 56 personas por infringir el toque de queda (la mayoría en Curicó, con 21 casos). Cuatro pasaron a control en tribunales por delitos.

DÍA DE LA MADRE

El jefe de la Defensa Nacional para el Estado de Catástrofe en el Maule, general Patrice Van de Maele, advirtió que con motivo del Día de la Madre, se prevé un aumento de gente circulando en la zona céntrica, ya sea para hacer trámites o compras.

“En términos generales, lo que hemos visto en las últimas dos semanas es que las personas lentamente están entendiendo la forma en que deben y pueden desplazarse, esto es, manteniendo la distancia o uso de mascarillas. (Para ese día) mantendremos nuestros patrullajes y si hay un incremento de personas, aumentaremos el empleo de medios para persuadirlas, respecto de su movimiento y aglomeraciones”. 

Agregó que la idea es que los ciudadanos salgan, no vayan acompañados, hagan su trámite y se devuelvan a sus casas.

PROTOCOLO

En otro aspecto, Van de Maele explicó el protocolo vigente en caso que las patrullas que controlan el toque de queda sean atacadas. Detalló que la reglamentación establece que frente a una agresión directa, ya sea con arma de fuego o un intento de ataque, el personal militar está autorizado para usar su armamento de servicio cuando esté en peligro su vida, de algún otro integrante, de terceros e incluso de instalaciones que estén siendo protegidas.

“En estos eventos el uso de armas está permitido y se van a ocupar. Tengo claro que en la región, de acuerdo a nuestras estadísticas, tuvimos dos incidentes de evasión al inicio del toque de queda y ya no hemos vuelto a tener problemas de ese tipo”.

De todas maneras, aclaró que el 80% de las agresiones o amenazas contra las patrullas y donde hubo uso de armas, fue por parte de personas ebrias, sin licencia de conducir o bajo los efectos de alguna droga.