Trabajadores: poco que celebrar

0
555

Cuando el 1 de mayo del año pasado (2019) se celebró en todo el mundo el Día Internacional del Trabajador, nada hacía presagiar lo que habría de ocurrir al año siguiente en igual fecha.

En efecto; en Chile –así como en el resto del planeta– no hubo grandes discursos ni celebraciones en esta jornada que está dedicada a homenajear a todos aquellos trabajadores que lucharon por sus derechos y ayudaron a implantar la jornada laboral de 8 horas. 

Más allá de un breve y sobrio acto en La Moneda encabezado por el Presidente de la República con algunas alusiones contingentes; miniprogramas y entrevistas en radioemisoras y canales de televisión, no se produjeron manifestaciones o marchas multitudinarias en las calles, debido a la crisis sanitaria por Coronavirus que obliga al confinamiento por cuarentenas, o el obligado distanciamiento social.

Tal vez el sector mayormente afectado por esta pandemia es justamente el de los trabajadores, en muchas áreas y el fantasma de la cesantía está provocando una crisis de matices tristemente dramáticos y se teme que el número de desocupados, pudiera alcanzar los dos dígitos en los próximos meses si es que no se revierten las actuales condiciones.

En el primer dato sobre desempleo que recoge el impacto del Coronavirus en el mercado laboral, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informó que la tasa de desocupación nacional durante el trimestre enero-marzo de 2020 fue de 8,2 por ciento, su mayor nivel en 10 años.

La tasa de ocupación informal alcanzó 28,9 por ciento, la más alta de toda la serie, con un aumento en doce meses de 1,6 puntos porcentuales.

A nivel regional, se destaca la Región Metropolitana, en donde la tasa de desocupación del trimestre enero-marzo de 2020 fue de 8,7 por ciento, creciendo 1,2 puntos porcentuales, en doce meses. 

Ante este triste y doloroso escenario, el recurso del Seguro de Cesantía ha estado adquiriendo una condición de urgente importancia y así como sucede en todo el país, es posible ver cada día, en las ciudades de nuestra Región del Maule, largas filas de trabajadores esperando su turno a un costado de las oficinas de las AFC (Administradora de Fondos de Cesantía).

Como puede verse, este 1 de mayo de 2020 no dejará huella celebratoria alguna sobre el sufrido universo laboral.