SSM recorrió dependencias de la residencia sanitaria en Casa Rauquén

0
844

Junto a monseñor Galo Fernández. En la oportunidad se dio a conocer que dos de las cuatro personas que ocupan el lugar, terminan su cuarentena este lunes.

Durante la mañana de este sábado, el director del Servicio de Salud del Maule (SSM), doctor Luis Jaime, junto al administrador apostólico de la Diócesis de Talca, monseñor Galo Fernández, realizaron un recorrido por las dependencias de la Casa Rauquén (es seminario San Pablo), recinto que debido a la contingencia por el Coronavirus, por estos días se ha convertido en una residencia sanitaria, luego del acuerdo al que llegaron el Obispado de Talca y el SSM. 

Diario La Prensa participó de manera exclusiva en este recorrido por el lugar, donde hasta ahora cuatro personas están pasando su período de cuarentena, tras haber sido confirmados con Covid-19.

En la oportunidad, el doctor Luis Jaime manifestó que “este es un apoyo invaluable para nuestra Red de Salud, porque pasa a ser parte de la red como una residencia sanitaria. A través de monseñor Galo Fernández, en quien yo personalizo a la Iglesia, ha tenido este acto de generosidad con nuestra comunidad, con nuestros usuarios en este caso”.

En cuanto a las personas que actualmente están cumpliendo con su cuarentena en la Casa Rauquén, el director del SSM, manifestó que uno de ellos “incluso es un profesional de la Salud, que no pudo cumplir con su cuarentena en su domicilio y está acá”.

INSTALACIONES

Respecto de las instalaciones, el doctor Jaime, comentó que “ son espectaculares. Las hemos recorrido, reúnen todos los requisitos sanitarios, por lo tanto las personas que están aquí en aislamiento están bastante seguros. Nuestra Red de Salud les da el apoyo en la parte sanitaria, constituyendo un equipo conformado por un enfermero, TENS de permanencia que dan la atención a las personas que están acá”.

La Casa Rauquén, cuenta actualmente con capacidad para recibir a 24 personas, en habitaciones con baño privado y aisladas del resto de las dependencias. Sin embargo ese número podría crecer de ser necesario. 

Además del ex seminario San Pablo, el Servicio de Salud del Maule a través de este acuerdo con el Obispado de Talca, cuenta con la Casa JOC y la Casa San Alberto Hurtado, ambas ubicadas en la localidad de Vilches, con lo que se podría llegar a una cobertura para recibir a 80 personas para que puedan cumplir con la cuarentena. 

BUENA NOTICIA

Durante el recorrido realizado por esta residencia sanitaria pudimos conocer de una buena noticia, ya que este lunes 27 de abril, dos personas serán dadas de alta y podrán retornar a sus hogares. 

“Estamos muy contentos porque es una noticia que nos llena de alegría. Este lunes dos personas estarán de vuelta en sus casas, muy bien, muy sanos. Debo recordar que las personas que están aquí no están enfermas, son personas que tienen el virus y necesitamos hacer este aislamiento social, para evitar que ellos contagien a otras personas”, comentó el doctor Luis Jaime.

Cabe señalar que luego que estas personas dejen las dependencias, se realizará la respectiva sanitización de sus habitaciones. “Hemos contratado los servicios de una empresa externa especialista en eso y el lunes cuando ocurra la salida de estas personas, se hace sanitización profunda de las áreas que ellos ocuparon y al finalizar el periodo de uso de este recinto, esperemos que sea lo más pronto posible se hará un sanitización profunda para hacerle entrega a la Iglesia de Talca de este recinto espectacular”, explicó. 

LUGAR AISLADO 

Por su parte, el administrador apostólico de la Diócesis de Talca, monseñor Galo Fernández, destacó que efectivamente fue un hecho providencial el trabajo de restauración y los arreglos que se hicieron en la Casa Rauquén para ser usada en actividades pastorales, “y justo se dio la ocasión de poder ofrecerla para esta necesidad imperiosa que es de toda la población. Nos alegra que el Servicio de Salud del Maule haya acogido este ofrecimiento y que ellos mismos lo van a administrar, de manera que cualquier persona de la región que tenga Covid-19, pero que no tenga las condiciones de cumplir la cuarentena, pueda encontrar aquí un lugar muy propicio tanto para el enfermo como también para el cuidado de la población del entorno, porque es un lugar absolutamente aislado, ustedes lo han podido ver, es un lugar que no representa un riesgo para nadie”, aseguró monseñor Fernández.