Activan fiscalización a planes de descontaminación de Talca-Maule y el Valle de la provincia de Curicó

0
357

Estrategia. En ambos planes se focalizará principalmente en la prohibición de comercializar leña húmeda, el cumplimiento de emisiones de fuentes fijas como calderas; y para el caso del Valle de Curicó, las restricciones de operaciones de fuentes fijas durante episodios críticos de contaminación.

Talca. La Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), activó su programa de fiscalización para la gestión de episodios críticos (GEC) 2020, a los planes de descontaminación atmosférica (PDA) de Talca-Maule y Valle Central de Curicó. 

La estrategia de fiscalización de ambos planes se focalizará principalmente en la prohibición de comercializar leña húmeda, el cumplimiento de emisiones de fuentes fijas como calderas, y para el caso del Valle de Curicó, las restricciones de operaciones de fuentes fijas durante episodios críticos de contaminación. Ello es especialmente relevante para disminuir los índices de contaminación, en el escenario de pandemia de coronavirus que afecta al país.

“Como Ministerio del Medio Ambiente, nos encontramos en plena vigilancia de la calidad del aire, en las comunas que cuentan con Planes de Descontaminación Atmosférica (PDA) en vigencia. En este sentido, mantenemos el monitoreo de material particulado MP10 y MP2,5 en forma continua. Lo que esperamos como gobierno es que las personas tomen conciencia de que la calefacción residencial a leña, genera efectos y riesgos en la salud de la población, más en esta situación de crisis sanitaria mundial provocado por el Coronavirus, señaló el seremi del Medio Ambiente, Pablo Sepúlveda.

Añadió que, por este motivo, es que reiteran el llamado a acatar las restricciones de no emitir humos visibles desde las viviendas y desde las industrias, durante el periodo de otoño e invierno. 

“Todo esto con el fin de disminuir la mala calidad del aire, las enfermedades respiratorias y no saturar el sistema de salud en nuestras ciudades”, enfatizó.

LEÑA HÚMEDA 

El uso de leña húmeda como combustible para calefacción, es considerado la principal fuente de contaminación atmosférica en la zona, problema al que se suman las emisiones de otras fuentes fijas como las industriales. 

Mariela Valenzuela, jefa regional de la SMA en el Maule, explicó que de las fiscalizaciones que se han realizado a leñerías establecidas, la mayoría cuenta con leña que cumple con el contenido de humedad máximo permitido, así como con xilohigrómetro, instrumento para medir humedad, por lo que enfatiza en la importancia de no comprar leña en el comercio ambulante, donde a diferencia de las primeras es muy difícil para la autoridad verificar que no se trata de leña húmeda. 

Respecto a las fuentes fijas, se hará una fiscalización permanente durante el invierno en ambos planes de descontaminación, y para el caso del Valle de Curicó, durante la gestión de episodios críticos se prohibirá el funcionamiento de calderas a leña o carbón mineral, hornos a leña o carbón vegetal, y las calderas industriales y de calefacción con emisiones mayores a 30 mg/m3N de Material Particulado.