Penal de Molina es la primera unidad en implementar las visitas virtuales

0
413

En la Región del Maule. El objetivo es dar alternativas a los privados de libertad, para que tengan contacto con sus familiares, ahora que se suspendieron las visitas presenciales.

MOLINA. Hace casi dos semanas se suspendió en todo el país, las visitas presenciales a los recintos penales, como una de las tantas medidas que ha implementado Gendarmería en conjunto con el Ministerio de Justicia, para prevenir el contagio por Covid-19.

En el caso de la Región del Maule, al igual que en el resto del país, se comenzó a sociabilizar esta medida con los privados de libertad, la que fue bien recibida e incluso muchos usuarios la pedían, entendiendo que la salud está primero.

Al respecto, el director regional de Gendarmería, coronel José Luis Meza, explicó que “en todos los penales de la región ya contamos con el sistema de videovisitas a través de computadores dispuestos para este fin. Adicionalmente, en algunos recintos se aumentaron los teléfonos públicos. Todo con el fin de compensar la falta de visitas presenciales, tan importantes, para nuestros privados de libertad”.

En el caso del Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Molina, adicional a los sistemas antes mencionados, tuvo buena aceptación entre la población penal otra modalidad que fue autorizada por Gendarmería y el Ministerio de Justicia: las videovisitas, a través de celulares, controlados por la institución dentro del recinto penal.

A la fecha Molina es la única unidad penal de la región, que ha incorporado este sistema. Respecto a cómo surge esta iniciativa, se refirió su jefe de unidad, capitán Néstor González. “Comenzamos a socializar esta medida hace algunas semanas, cuando se aprobaron desde el nivel central todas las modalidades. Nuestros usuarios se mostraron muy favorables a este sistema, y lo prefirieron por sobre los otros, señalando que para sus familiares esto era lo más práctico”, comentó

EXPERIENCIA

Alfonso Paredes es interno de Molina, quien agradeció esta alternativa para comunicarse con sus familiares. “Estamos en una situación grave como país, por lo que no tenemos visitas, y Gendarmería nos dio esta posibilidad y acá hemos podido comunicarnos todos los días con nuestras familias y eso se agradece porque se extraña… más con todo lo que está pasando” dijo.

Hace ya tres semanas que funciona el sistema de comunicación por celular en el Penal de Molina. Para implementarlo, los usuarios se organizaron para adquirir un aparato celular por colectivo, el que queda en custodia de personal de Gendarmería.

Se elaboró un calendario por colectivo, con el fin de que todos accedan a las videollamadas por celular. A su vez, cada privado de libertad tiene 10 minutos para comunicarse, en un sector de la guardia interna, que se habilitó para este fin, bajo control de un funcionario. Posterior a los llamados, el teléfono vuelve a quedar en manos del alcaide de la unidad.