La hermana de Kim Jong Un: el poder de Kim Yo Jong tras rumores sobre salud del líder norcoreano

0
544

La jornada del lunes medios estadounidenses dieron a conocer que el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong Un, se encontraba en grave estado de salud tras ser sometido una cirugía por problemas cardiovasculares y está convaleciente en una mansión de la provincia de Phyongan del Norte.

Los rumores sobre su estado de salud aumentaron el 15 de abril, cuando Pyongyang conmemoró el aniversario del nacimiento del fundador del régimen, Kim Il Sung, abuelo de Kim, pero a pesar de ser con diferencia la fecha más importante del calendario político anual, Kim no aparece en ninguna de las fotografías difundidas por la prensa oficial.

Citando a un alto cargo estadounidense, CNN informa que Washington está “estudiando informaciones” según las cuales Kim Jong Un está “en grave peligro después de una operación quirúrgica”.

Las informaciones sobre el estado de salud de Kim alarmaron sobre qué sucedería respecto a la línea de sucesión de Corea del Norte, pues aunque el gobernante tiene dos hijos, ambos son niños y no existe una definición clara sobre la sucesión.

Por esta razón tomó fuerza el nombre de Kim Yo Jong, hermana menor del actuar líder norcoreano, quien según analistas internacionales es su alter-ego y una de las figuras con más poder al interior buró político.

Poco se sabe sobre la vida de Kim Yo Jong durante el período entre su graduación con un título en informática de la Universidad Kim Il Sung en Pyongyang y 2007, cuando comenzó a desempeñar un papel secundario en el partido gobernante.

Se dice que participó en la organización de la sucesión de su hermano como líder supremo después de que Kim Jong Il sufriera dos ataques en 2008, pero no fue mencionada por los medios estatales de Corea del Norte hasta marzo de 2014, cuando acompañó a su hermano durante las elecciones para la Asamblea Suprema del Pueblo.

“El régimen de Corea del Norte es un negocio familiar, y Kim Jong Un parece confiar en su hermana“, dijo Leif-Eric Easley, profesor asociado de estudios internacionales en la Universidad Ewha en Seúl al periódico británico The Guardian.

“Ella ha demostrado habilidades para modernizar la marca del régimen y tiene cierta influencia sobre la propaganda estatal. Su función más importante es, probablemente, como confidente de su hermano”, agrega Easley.

Rol diplomático

La imagen de Kim Yo Jong tomó más relevancia cuando apareció en los acercamientos diplomáticos de Corea del Norte con Corea del Sur y Estados Unidos en 2018, primero apareció liderando la delegación norcoreana en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang.

Posteriormente participó en las reuniones de su hermano con Donald Trump en Singapur en junio de 2018 y en Vietnam en 2019, la que terminó abruptamente por un desacuerdo del mandatario estadounidense con el líder norcoreano.

Tras el fracaso de dicha reunión, Kim Yo Jong había sido rebajada en la escala oficial del poder en Corea del Norte, pero en los primeros días de abril fue ratificada en el Comité Central del Partido Comunista, órgano clave en la estructura de poder norcoreana.

La última aparición pública de Kim de la que se tiene constancia gracias a las fotos oficiales remonta al 11 de abril, cuando presidió una reunión de la oficina política del partido durante la cual había pedido medidas más severas para luchar contra el nuevo coronavirus. Pyongyang, que cerró sus fronteras y aplicó restricciones a la población, afirma que no ha registrado ningún caso de Covid-19.

La realidad es que toda información sobre Corea del Norte debe ser puesta en duda, pues debido al control que ejerce la dictadura de Kim, es casi imposible acceder a información veraz sobre el país.

No es la primera vez que la ausencia de Kim despierta todo tipo de especulaciones. En 2014, no fue visto durante seis semanas y posteriormente reapareció con un bastón. Los servicios de inteligencia surcoreanos citados por la agencia Yonhap afirmaron en aquel momento que fue operado para extirparle un quiste en un tobillo.

“Nadie sabe qué pasa en Corea del Norte”, resume Martyn Williams, del instituto 38 North, consagrado a analizar los movimientos políticos de ese país.

“Kim Jong Il (padre del actual dirigente) murió varios días antes de que fuera anunciado oficialmente y tomó a todo el mundo por sorpresa”, recordó en un tuit.