Autoridades fiscalizan uso de mascarillas en el transporte

0
520
El uso de mascarillas es obligatorio en el transporte público y privado remunerado.

Público y privado remunerado. Señalaron además que se intensificará el control debido a que muchas personas aún no le toman la importancia a esta medida de prevención.

CURICÓ. Desde el 8 de abril es obligatorio el uso de mascarilla en el transporte público o privado remunerado; se trata de una normativa establecida ante la emergencia sanitaria que vive el país por el Coronavirus (Covid-19). 

Fue en este marco, que el gobernador de Curicó, Roberto González, junto al seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Carlos Palacios, encabezaron una fiscalización que se concentró en el Terminal de Buses de Curicó y en el paradero ubicado en la esquina de  avenida Camilo Henríquez con calle Carmen, en la capital provincial.

“Se han cursado algunas infracciones, hasta  el momento cuatro infracciones y en ese sentido el mensaje es claro, el  uso obligatorio de mascarillas tanto para el transporte público como privado, es a partir del día 8 de abril; este uso es obligatorio y la recomendación, obviamente, a  todos los pasajeros que viajan en el transporte público o privado, pero también a todas las personas que concurren y asisten donde hay más  aglomeración de público. Por favor usen su mascarilla, porque está previniendo su salud, pero también está previniendo la salud de los demás”, indicó Roberto González.

En tanto, el seremi de Transporte y Telecomu-nicaciones, Carlos Palacios, también se refirió a la fiscalización, dando a conocer que Curicó encabeza las cifras de infraccionados.

“Ayer estuvimos en Talca, no encontramos ninguna persona incurriendo en la falta, pero en  Curicó en muy poco rato encontramos tres, cuatro personas, eso preocupa; si bien el 80 por ciento de la gente anda con su mascarilla en la locomoción colectiva, cumplen con la  obligación, nos preocupa que ese 20 por ciento podría infectar a mucha gente si en realidad tiene coronavirus, entonces es una cuestión de bien común, una cuestión personal, tenemos nosotros que cuidarnos, la cantidad de infecciones hoy día en el transporte público aumenta netamente por la respiración de la persona que está al lado tuyo”, explicó la autoridad regional.

INFRACCIONES

Quienes infringen la ley se exponen a multas que van desde media Unidad Tributaria Mensual a 1.000 UTM. “Las personas que solamente incumplen y que son descubiertas en el transporte público sin uso de mascarillas pueden ser multadas y citadas al Juzgado de Policía Local, pero si en el trayecto se descubre que esa persona ha estado en cuarentena, aumenta la sanción y si, además,  aparte de estar en cuarentena es una persona portadora de coronavirus, aún aumenta más; podríamos llegar a las 1.000 UTM, pero además de eso, esa persona infringe el artículo 318 del Código Sanitario, por lo tanto sus antecedentes pasan al Ministerio Público y podría ser sancionado penalmente con hasta 541 días de  presidio menor en su grado mínimo”, detalló Carlos Palacios.

LLAMADO

El gobernador provincial, por su parte, señaló que se incrementará el número de fiscalizaciones del uso de la mascarilla en el transporte e hizo un llamado a tomar conciencia respecto de utilizar medidas de prevención en todos los lugares donde exista aglomeración de personas

“Lo hemos conversado con Carabineros y los fiscalizadores de transportes van a estar realizando fiscalizaciones en distintas comunas porque estamos viviendo una pandemia, estamos en una situación de emergencia sanitaria y la autoridad ha sido clara  en señalar que, por ejemplo, en el transporte público el uso de la mascarilla es obligatorio, pero yo también como gobernador insisto en la recomendación del uso de mascarillas para todas aquellas personas que concurran o asistan a algún lugar donde haya una mayor aglomeración de gente”, dijo.

Este viernes será promulgado un decreto de ley que obligará el uso de mascarillas en diferentes sectores como medida de resguardo para frenar el contagio de Covid-19. Al transporte público se sumarán los ascensores y los sitios donde haya más de 10 personas reunidas, tales como establecimientos educacionales, lugares cerrados como galerías, recintos deportivos, aeropuertos, terrapuertos, cines, teatros, supermercados, establecimientos de salud públicos y privados, en fábricas de alimentos, pubs, restaurantes, residencias de adultos mayores, entre otros.