Lo que el Covid-19 saca a flote

0
409

Como ha ocurrido con varios otros nefastos episodios que han debido enfrentar muchos países o el mundo en general, este asunto de la pandemia del Coronavirus va dejando a su paso muchos efectos y huellas, que pueden reflejar lo mejor de los seres humanos…pero también la parte más negativa de miles de personas.

Y estas reacciones -que suelen ser sorprendentes- se dan a todo nivel: desde la gente más sencilla hasta los más pudientes o poderosos; desde los que tienen una escasa cultura o formación, hasta los que parecen cultos y están más y mejor informados.

Entre las reacciones más básicas y comprensibles que provoca esta crisis actual, está el miedo, la preocupación y la incertidumbre, sensaciones que si no son bien llevadas o razonablemente contenidas, pueden conducir a la angustia y afectar al sistema nervioso.

Pero en otros aspectos de las conductas humanas hay actitudes que suelen ser contrapuestas y, así como hay individuos que, por ejemplo, cada día vacían su fatalismo amargo y anárquico en las redes sociales, reclamando por todo y descalificando cada medida que toman las autoridades, hay otros muy nobles, tranquilizadores, generosos y solidarios.

Un ejemplo de esto que decimos, es lo ocurrido con uno de los consejeros regionales del Maule (Pablo Chávez) que decidió donar su sueldo para ayudar a hacer frente a la crisis, resaltando que: “Es hora de mostrar empatía, humildad y solidaridad”. 

Esta dramática coyuntura que todos estamos viviendo, va mostrando además, ciertas reacciones opuestas y extremas y entonces es posible comparar el admirable comportamiento de los habitantes de la comuna de María Pinto, en la Región Metropolitana, que los mantiene sin ningún contagiado, que se contrapone a los  irresponsables que se aglomeran en ferias, mercados o negocios, poniendo en riesgo su propia salud y la de los demás.

Lamentablemente no somos tan disciplinados como ciertas naciones asiáticas y este oscuro capítulo del Covid-19, va sacando a flote lo mejor y lo peor de nosotros.