Cuestionan protocolos tras muerte de joven portadora de Covid-19

0
424

Dudas. Uno de los cuestionamientos se enfoca a la entrega del cuerpo a sus familiares, sin esperar el resultado del examen en curso (dicho procedimiento fue post mortem), lo que habría puesto en riesgo de contagio a una serie de personas. 

ROMERAL/TALCA. El fallecimiento durante la presente semana de una joven de 21 años en el Hospital Regional de Talca, oriunda de Romeral, no ha pasado desapercibido, tratándose de hecho, de una materia abordada incluso a nivel nacional, considerando que a la fecha es la persona más joven que hasta ahora ha perdido la vida siendo un caso positivo de dicha enfermedad en Chile. Si bien las respectivas autoridades han planteado que dicha persona “falleció con Coronavirus, pero que su deceso fue producto de una enfermedad de base”, en este caso, una leucemia, las críticas a la “falta de protocolos” en los que se habría incurrido no se dejaron esperar, posturas expresadas tanto desde los propios familiares de la malograda joven (oriunda del sector Pumaitén), como de autoridades de diversa índole y color político. 

En primer lugar, es de público conocimiento que el examen para detectar el Covid-19 a esta joven se realizó después de su deceso. Por lo mismo, algunos plantean no entender por qué no se llevó a cabo antes. Tras ello, los cuestionamientos se enfocan a la entrega del cuerpo a sus familiares, sin esperar el resultado del examen en curso, lo que habría puesto en riesgo de contagio a una serie de personas. Familiares tuvieron contacto directo con el cuerpo ya sin vida de la joven, de cara a los preparativos para el velorio y el funeral, actos que se efectuaron el jueves. De hecho, algunos de ellos ahora ya están cumpliendo una estricta cuarentena, llevándose a cabo de paso un seguimiento a cada una de las personas que asistieron a tales actividades. 

PERSONAL

Junto con ello, también existen dudas respecto al personal del propio hospital que habría estado en contacto con la joven, recordando que ella permaneció internada desde el 1 de abril, pero arribando a tal recinto por una patología que no correspondía al ámbito respiratorio. Por último, también fueron formuladas algunas críticas, aduciendo cierta “tardanza” a la hora de dar a conocer el resultado de dicho examen a los respectivos familiares y autoridades locales, retrasando con ello todo el proceso de seguimiento y de trazabilidad que por protocolo se debe llevar a cabo.