Una inédita Semana Santa

0
388

La celebración litúrgica de Semana Santa es prácticamente casi tan antigua como la propia existencia del cristianismo y, a través de los siglos, todos los creyentes han sabido mantener y respetar los preceptos y conmemoraciones de dicho calendario religioso. 

Sin embargo, en las décadas más recientes se ha evidenciado un cierto relajamiento y falta de observancia, respecto de algunas costumbres y conductas que antaño eran muy rigurosas.

Actualmente, para una gran mayoría de los feligreses -especialmente los jóvenes- la Semana Santa se ha ido reduciendo a la jornada del Viernes (en que resalta el Vía Crucis que recuerda la muerte del Redentor) y al Domingo de Resurrección, con la entrega a los niños de los famosos huevitos y conejos de chocolate.

Las penosas circunstancias que rodean hoy a estas celebraciones del mundo católico, las hacen muy especiales y están demarcadas por la obligatoriedad del confinamiento y el aislamiento sanitario.

Miles de familias que en condiciones normales acostumbraban a viajar y visitar a sus parientes, aprovechando el largo fin de semana, esta vez no lo pueden hacer debido a las cuarentenas, como también el toque de queda y los balnearios están poco menos que “clausurados”…Todo sea por evitar la propagación del Coronavirus.

Siguiendo la misma línea, las iglesias también permanecen vacías como una forma de resguardo y autoprotección, frente a la amenazante pandemia.

Sin embargo, y aprovechando el arrollador avance de las tecnologías en materia de comunicaciones, los fieles católicos pueden seguir, a través de la televisión, algunas singulares jornadas propias de Semana Santa, como las protagonizadas en solitario por el Papa Francisco y emitidas desde el Vaticano, en que el pontífice ruega por el término del cruel escenario actual.

No deja de ser loable asimismo la actitud del popular tenor italiano Andrea Bocelli, que ofrecerá un “concierto virtual” por televisión desde la Catedral de Milán (vacía, por cierto), cantando piezas religiosas y acompañado solamente por un organista, lo que será transmitido mañana Domingo de Gloria, a las 13:00 horas de Chile.

Todo esto hace que la Semana Santa 2020, sea muy singular e inédita.