Señales esperanzadoras

0
347

Justo en la jornada de este recién pasado martes 7 de abril, cuando correspondía conmemorarse el Día Mundial de la Salud, aparecieron detalles de una noticia procedente de la lejana China y más propiamente de la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, dando a conocer que ya no quedan casos de contagiados con el ya tristemente famoso Coronavirus.

Obviamente -por la tremenda distancia que nos separa de ese foco inicial de la pandemia- nosotros en Chile (y también en buena parte del planeta), estamos aún lejos de ese logro formidable alcanzado por la disciplinada nación asiática.

Sin embargo, esa es una señal llena de esperanzas que viene a reforzar nuestra fe y los sentidos anhelos de salir, aunque sea gradualmente, de esta pesadilla. 

Por eso, esta fecha del aciago 2020 debería será recordada en el marco de la pandemia del coronavirus que se ha expandido prácticamente por todo el mundo, dejando más de un millón de contagiados y más de 72 mil muertes hasta el 7 de abril y fue en ese contexto que se escucharon miles de aplausos en diversos sectores de Santiago y en varias otras ciudades del país, como una forma de agradecimiento hacia el personal de la salud por tratar a los contagiados por el Covid-19.

A nivel internacional suman decenas los médicos, enfermeras (os) y demás profesionales, que hasta ahora han muerto cumpliendo con su deber.

El retorno a una cierta normalidad en China ha sido, eso sí, gradual y lento ya que poco antes del pasado fin de semana se habían reportado solamente 39 nuevos casos en todo el país y solo una muerte, lo que contrastaba sorprendentemente con los miles de nuevos casos registrados cada día durante el peak de febrero.

Las restricciones ahora se están levantando; las personas están volviendo a la vida normal y muchos grupos familiares acudieron en masa a los lugares turísticos de las principales ciudades, a pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias que llaman a la cordura y el buen criterio.

Paralelamente también, esta semana se han dado a conocer notorios repuntes en los mercados bursátiles de las principales capitales del mundo, lo que se suma a estas nuevas señales esperanzadoras.