Chile está a puertas de la recesión y Región del Maule se verá afectada

0
703
Para el investigador de la U. Autónoma en Talca, Guillermo Riquelme, a mediados de año se podría registrar una tasa de desempleo regional que superaría el 8%.

Proyecciones. La caída de las exportaciones, a los que se suma el sector Comercio y Servicios, además de la posible interrupción de las obras del sector Construcción, proyectan que el Maule tendrá una caída de su PIB superior al promedio país, sobre el 4%. 

TALCA. El Banco Central de Chile (BCCH) publicó su Informe de Política Monetaria (IPoM) correspondiente a marzo de 2020 que, entre diversos puntos, proyecta decrecimiento económico para el país en un rango entre -1,5%  y -2,5%, mientras que para el Producto Interno Bruto (PIB) de 2021 se estima crecimiento entre el 3,75% y 4,75%. 

Para el investigador del Centro de Estudios y Gestión Social (Ceges-Maule) de la Universidad Autónoma de Chile, sede Talca, Guillermo Riquelme, dicho informe da muestra del impacto que tiene la pandemia por el Coronavirus Covid-19 en la economía mundial.

“Se proyecta una recesión global que afectaría fuertemente a las grandes economías del orbe y es así como la actividad económica de los países de la Eurozona caería, en promedio 3,3%; EEUU decrecería 2%; América Latina caería en torno a 3%; y China crecería solo 3%, lo cual es menos de la mitad de lo que venía creciendo en los últimos años”, indicó. 

En este sentido, el economista estima que de no controlarse la pandemia ni tomarse medidas aún más restrictivas, la economía de Chile podría caer en torno al 4% en 2020. 

COMERCIO EXTERIOR PARA CHILE

Según el investigador del Ceges-Maule, no cabe duda que el comercio exterior seguirá siendo uno de los más afectados, con significativas caídas en importaciones y exportaciones. Dicho panorama representaría una reducción del 28% del comercio exterior chileno. 

“Esto impactará gravemente nuestro PIB, dado que Chile posee una apertura comercial en donde las exportaciones, más las importaciones, representan sobre el 60% de toda nuestra actividad económica”, explica Riquelme, quien detalla que en términos del intercambio (precio exportaciones/precio importaciones) caerán 1%, en particular, y el precio del cobre disminuirá a niveles cercanos a los US$ 2 la libra, lo que junto a la fuga de capitales que se ha observado en Chile desde finales del 2019, empujará aún más el precio del dólar hacia arriba. “, 

EFECTOS SOBRE LA REGIÓN

La Región del Maule se verá “muy afectada  por su carácter exportador”, según el análisis de Riquelme, quien apunta que los principales socios comerciales son China y Estados Unidos, países que también registrarán una fuerte caída productiva. 

Es de recordar que el Maule ya registró en 2019 una importante reducción de sus exportaciones, cercana al 6%, “por lo que esta nueva contracción golpearía muy fuerte a los productores locales, especialmente silvoagropecuarios e industriales que sustentan los envíos al exterior”.

Si a esto se suma la caída del sector Comercio y Servicios, además de la posible interrupción de las obras del sector Construcción, se proyecta que la región tendrá una caída de su PIB superior al promedio país, sobre el 4%.

“Claramente, estamos ad-portas de una recesión mundial, donde Chile será muy afectado, no solo en su producción, sino que fundamentalmente en el empleo, estimándose que a mediados de año se llegaría a una tasa de desempleo nacional en torno al 10% y a una tasa de desempleo regional que superaría el 8%, más aún, si consideramos la gran informalidad que presentan los ocupados de nuestra región que supera el 35%” enfatizó.

A juicio del investigador del Ceges-Maule, la baja en la tasa de política monetaria por parte del BCCH a 0,5% no será suficiente, dado que en las actuales condiciones socioeconómicas del país, la posible mayor liquidez que proporcionaría esta medida no contribuiría mayormente a la reactivación de las actividades productivas y menos al mayor consumo de las familias. 

“Estamos muy próximos a lo que se denomina técnicamente en economía ‘una trampa de liquidez’, cuestión que ya ocurrió en Europa después de la crisis sub-prime”, terminó advirtiendo el profesional.