La Teletón más difícil

0
8177

Desde octubre del año pasado, nuestro país ha vivido situaciones que han causado mucho dolor en gran parte de la comunidad.

Si bien las demandas sociales que comenzaron a ser exigidas son y seguirán siendo vitales y se requieren cambios profundos para asegurar la igualdad entre todos los chilenos, las consecuencias de muchos actos afectaron a las personas, las instituciones, el comercio, y en definitiva a todos. El 18 de octubre marcó un antes y un después en Chile.

Y una de las instituciones que se vio perjudicada por el actuar de ciertos grupos, fue precisamente la Teletón, que cada año atiende a miles de niños y jóvenes gracias al compromiso de miles de chilenos, quienes entre todos aportan cerca del 70% de los recursos que esta fundación necesita para poder hacer su trabajo.

Por las circunstancias que Chile vivía a fines del año pasado se tomó la decisión de aplazar esta cruzada solidaria para este fin de semana, 3 y 4 de abril y por supuesto nadie podía imaginar en ese entonces que el mundo viviría una pandemia que ya contabiliza la triste cifra de más de 53 mil personas fallecidas.

Este año la Teletón es muy diferente, ya no está el programa televisivo como lo conocemos, no viajarán artistas desde el extranjero, ya no tenemos las actividades que cada municipio en todo Chile organiza para motivar a las personas, no habrá cierre en el Estadio Nacional y las sucursales del Banco Chile estarán cerradas y no podrán recibir las donaciones que tantas personas, que tantas familias van a dejar como una tradición que nos une a todos.

Y lo peor de todo es que en las condiciones que actualmente vivimos en nuestro país, tampoco se le puede hacer el llamado a la gente a que done para la Teletón, porque muchos por más que quieran, simplemente no tienen los recursos para hacerlo.

Don Francisco lo ha dicho, este año la Teletón tendrá el objetivo de acompañar a los chilenos en estas circunstancias tan difíciles y ni siquiera hay una meta que alcanzar. 

Por eso, ahora más que nunca, quienes puedan donar algo de dinero tienen que hacerlo, porque los niños de la Teletón no pueden esperar.

Pero aún más importante, con lo que pasó este año, llegó el momento que exista otra manera de financiar los institutos de la Teletón, que el Estado de Chile tenga un rol más presente, porque no podemos permitir que nuevamente que escenarios como un estallido social o una pandemia pongan en riesgo la rehabilitación de miles de niños y jóvenes en nuestro país.