Peleas que no aportan

0
408

Durante los últimos días hemos sido testigos de una avalancha de declaraciones y descalificaciones en el mundo político, que nuevamente nos han mostrado su peor cara.

Alcaldes en contra de parlamentarios; senadores y diputados en contra del Gobierno… y todo esto por el polémico proyecto de ley para aplazar el pago de los permisos de circulación en todas las comunas del país.

Esta medida vio la luz para apoyar a la ciudadanía desde dos puntos de vista: por una parte, para que no tuvieran que gastar ese dinero en el trámite que todos los automovilistas realizan cada año en el mes de marzo, debido a la incertidumbre económica a raíz de la pandemia del Coronavirus y pudieran destinarla a su alimentación u otros gastos que las familias consideren necesarios. Y por otra parte para evitar que las personas se aglomeraran en los centros de pago de este permiso y con eso disminuir el riego de contagio.

Pues bien, en cuanto a este último punto sucedió todo lo contrario, porque este martes no solo lo vimos en las comunas del Maule, sino en todo el país, cómo la gente de agolpó en los lugares, sin mayores precauciones, sin respetar el distanciamiento social; vimos a personas de todas las edades haciendo largas filas para poder cumplir, pues se dio a conocer que si bien el proyecto aprobado en el Congreso permitía aplazar el pago, este no incluía eliminar los intereses si se pagaba más adelante.

Finalmente, el Presidente Piñera, tuvo que enviar un veto a dicho proyecto para que efectivamente se eliminaran los intereses y se permitiera el pago en dos cuotas, algo que fue aprobado por unanimidad en el Congreso.

Todos podemos entender que el fondo de la iniciativa era el correcto, era lo necesario ante el escenario que estamos viviendo actualmente el país, pero la forma en que se gestó todo esto, simplemente deja mucho que desear.

Ya lo dijimos en esta misma sección hace algunos días, un mensaje a las autoridades, para que por favor, hoy más que nunca, se pongan de acuerdo, estudien a fondo las iniciativas, para que no tengamos nuevamente que ser testigos de un verdadero papelón. Y, por otra parte, dejen las peleas, las descalificaciones y la política pobre de lado. Con este tipo de situaciones no hay ganadores, solo perdedores.