Alerta por Carretera Hídrica fue tema central en el IX Encuentro de la Red por los Ríos Libres

0
789

Encuentro realizado antes de la emergencia sanitaria. El Maule estuvo representado por participantes de Los Queñes, Mataquito, Molina, Putagán, Longaví y el Achibueno.

Defensores de diversas cuencas del país se reunieron en el área donde Endesa España construyó las represas Ralco y Pangue.  La amenaza de la Carretera Hídrica que pretende extraer las aguas del río Queuco en el Alto Biobío, el posible embalsamiento del río Longaví en Linares, el proceso constituyente y su vínculo con la protección del agua, los ríos y las cuencas, fueron parte de las discusiones.

Del el 13 al 15 de marzo se desarrolló en Ralco, Región del Biobío, el Noveno Encuentro de la Red por los Ríos Libres. Entre los asistentes se cuentan representantes de organizaciones ambientalistas de la Región del  Maule, como el Consejo de Defensa de Los Queñes, Mataquito río abajo, Putagán Libre, Achibueno Santuario de la Naturaleza y otros movimientos socioambientales, junto a lonkos, werkenes y dirigentes del territorio Pehuenche del Alto Biobío, quienes compartieron experiencias, charlas de capacitación y definición de estrategias comunes de defensa ante los proyectos que amenazan los diversos territorios.
Todo en el marco del “Día Internacional de Acción contra las Represas y la Defensa de los Ríos, el Agua y la Vida”, que desde 1997 se conmemora el 14 de marzo en numerosas partes del mundo.

Conflicto histórico y proyecto de Carretera Hídrica

Este territorio, actualmente amenazado por el proyecto de Carretera Hídrica que pretende intervenir las aguas del río Queuco para trasvasarlas a zonas agrícolas del centro sur del país, es reconocido por su resistencia al avance del modelo energético y forestal extractivista y por la protección de su cultura ancestral pese al gran impacto ambiental y cultural que significó la imposición por parte de la española Endesa y el Estado de Chile de las represas Pangue y Ralco.

Fernanda Castro Purrán, organizadora del encuentro y miembro de la comunidad mapuche Callaqui, expresó su satisfacción por el desarrollo de las jornadas. “Feliz de haber liderado la organización de este encuentro. Fue muy importante tenerlos acá, porque necesitamos la energía de personas conscientes en nuestro territorio, que se estén movilizando en diferentes espacios de nuestro país y también en otros países del mundo”, indicó la también integrante de la organización Ríos to Rivers.

“Queremos que la gente sepa lo que realmente pasó y pasa en nuestro territorio, donde hubo una lucha, intervenciones, manipulaciones en las comunidades y que todavía seguimos luchando”, puntualizó.

Castro aludió a la Carretera Hídrica como “un proyecto extractivista, uno más en nuestro territorio, que quiere sacar agua del sagrado río Queuco, siendo éste un río de conservación, ya que tiene a todas las especies que escaparon del río Biobío y que se están hospedando en este río y ahora quieren sacar esa agua y llevarla hacia el norte”.

“Una de las justificaciones es que hay excedente hídrico, pero a ningún río del mundo le sobra el agua, menos al río Queuco. Es un río de abastecimiento humano, que está a orillas de cuatro comunidades indígenas que a lo largo de la vida y de todo este tiempo se abastecen de ese río”, señaló Fernanda.

 “Para nosotros el río es vida, son las almas de esta tierra, por lo tanto lo vamos a defender.  No queremos la Carretera Hídrica en nuestro territorio y estamos luchando, organizando y estudiando también, estamos haciendo todo lo necesario para que este proyecto no ingrese a nuestro territorio” concluyó. 

Particularmente interesante para los activistas que hoy se enfrentan a grandes proyectos, fue conocer la experiencia de integrantes de las comunidades indígenas del Alto Biobío que se opusieron a Ralco y Pangue.

“Fue muy importante conocer de primera fuente cómo ocurrió esa lucha, así como las estrategias utilizadas para engañar, dividir y amedrentar a la comunidad, y lograr construir estas mega represas. Lo más grave es que esta situación se sigue repitiendo en múltiples conflictos a lo largo de todo Chile, por eso es necesario aprender de las experiencias pasadas y actuales”, explicó Francisco Reyes, del Consejo de Defensa de Los Queñes y también parte del comité organizador del encuentro.  

Encuentro marcado por la coyuntura nacional 

Durante el encuentro se analizó el complejo escenario socio político y ambiental que vive Chile. En este sentido, junto con visibilizar los conflictos de las distintas cuencas representadas y la amenaza que significa el proyecto de carretera hídrica, se analizó el contexto de la nueva constitución y la posición de la RED, quedando como acuerdo sumarse al apruebo y apoyar la opción de convención constituyente.

Por otra parte, entre los conflictos activos que se presentó, estuvo el que afecta al río Longaví en Linares. Héctor Soto Bustos, coordinador del Centro Ecológico Cultural de Longaví, explicó que el problema radica en la construcción de un embalse para riego y generación de electricidad en las nacientes del río.  “Eso involucraría que toda la biota y el ecosistema del río moriría. El embalse acumularía tal volumen hídrico que dejaría muy poca de agua de riego para agricultores que no están en la Junta de Vigilancia”. 

El proyecto, indicó el docente, ha recibido el apoyo de la Municipalidad de Longaví, “Se cree erróneamente que esto puede favorecer el riego de la comuna y sus alrededores.  Esto no es menor, porque a la fecha no hay ninguna consideración ambiental” aclaró.

Curicanos

La provincia de Curicó estuvo representada en este noveno encuentro de la Red por los Ríos Libres, por miembros del Consejo de Defensa de Los Queñes, encabezada por su presidente Juan Carlos Escárate, Matías Cavieres, Francisco Reyes y Elisabeth Ulloa, quienes expusieron acerca de la inviabilidad del proyecto embalse la Jaula 2 y a su vez, de dar a conocer la urgente necesidad de que el gobierno cumpla con otorgar la categoría de Santuario de la Naturaleza a Los Queñes, pues forma parte de los 40 sitios priorizados en el Plan Nacional de Protección de Humedales 2018-2022, elaborado por el propio Ministerio del medio ambiente.

Y por su parte, los representantes de Mataquito río abajo, encabezados por su presidente Marcelo Abarca, junto a José Martínez y Arturo Ibarra, dieron a conocer en este encuentro en el Biobío, la amenaza de una carretera eléctrica, con torres de alta tensión, la cual pretende cruzar el Mataquito, en la zona de Hualañé.