Una extraña normalidad

0
355

Si alguien nos hubiera contado hace algunos meses lo que estamos viviendo actualmente, no solo en Chile sino que en todo el mundo, lo más probable es que no le habríamos creído. 

Hace mucho que en Chile ya no se habla de normalidad, pues desde el 18 de octubre, cuando comenzó el denominado estallido social, comenzó un período en el que los chilenos vivimos situaciones que estaban lejos de cualquier escenario que podríamos imaginar.

Pues bien, por estos días no tenemos cómo saber cuándo podríamos volver a vivir en ese Chile que tanto amamos, por supuesto que mucho más justo para todos, pero ese país en el que teníamos tantas libertades que ahora extrañamos desde lo más profundo. 

Desde que se confirmó el primer caso de Coronavirus en Chile, ese martes 3 de marzo, muchos entendieron que era cuestión de poco tiempo para que la pandemia golpeara nuestro país, y así fue, pues ya hace un par de semanas estamos hablando de aislamiento social, cuarentena y esperamos cada día un balance que lejos de ser esperanzador, cada 24 horas nos dice que más y más chilenos se han contagiado con esta enfermedad, sumando poco a poco personas que han perdido la vida por esta pandemia global. 

Nos estamos habituando a una extraña normalidad, viendo cada vez menos personas en las calles, menos autos, noches tranquilas y sin ruido producto del toque de queda; sintonizando los canales nacionales y estando pendientes a los medios locales, a través de todas sus plataformas para enterarnos del balance que las autoridades entregan cada mañana.

Pero también extrañando el contacto con otras personas, los abrazos, los besos, las reuniones sociales, algo que no sabemos aún cuándo podremos retomar. Por lo mismo, muchos se han unido, están más pendientes de sus familias, de sus amigos, con mensajes, videollamadas, tratando de mantener el contacto de la manera que sea.

Ya nos estamos acostumbrando a esta extraña normalidad que nunca pensamos que íbamos a vivir, pero que la situación global nos ha obligado a internalizar.

Y hoy más que nunca, tenemos que hacernos a la idea de respetar y cumplir con la cuarentena y el aislamiento social, pues este lunes se confirmó a la primera persona fallecida en la Región del Maule, un trágico recordatorio para que seamos conscientes que es vital -literalmente- que por ahora nos mantengamos alejados.