Pescadores de la desembocadura del río Mataquito ven amenazada su fuente laboral

0
678

Incertidumbre. La abnegada tarea de estos hombres de mar, que sobreviven día a día para poder obtener el sustento diario, ha sido diezmada después de la contaminación de las aguas del Mataquito.

LICANTÉN. Son alrededor de veinte los pescadores artesanales que se dedican exclusivamente a la extracción de peces, en la desembocadura del río Mataquito. Lo han venido haciendo desde tiempos remotos, una sacrificada labor que la han heredado de sus antepasados. La mayoría de ellos, pertenecen al Sindicato de Pescadores “Mataquito”, el resto efectúan sus faenas mar adentro, extrayendo específicamente la merluza.

MORTANDAD

Para conocer la situación actual de estos pescadores artesanales, diario La Prensa viajó al litoral de la provincia curicana, esto a raíz de los resultados dados a conocer por la autoridad de salud regional, con respecto a los análisis realizados a las aguas del río Mataquito. Aquello está relacionado a una denuncia por una masiva mortandad de peces, hecho ocurrido en el mes de febrero pasado.

La seremi de Salud del Maule, Marlenne Durán, se refirió a este delicado tema medioambiental, indicando que las muestras de agua analizadas en laboratorio establecieron que la muerte de los peces se habría provocado por una contaminación de origen natural, esto ante el escaso caudal del citado afluente y por el ingreso de agua salada al río, por efecto de las altas mareas.

DISCONFORMIDAD

Diario La Prensa, sostuvo un diálogo in situ, con los pescadores artesanales de La Pesca, para conocer su reacción con respecto al informe dado a conocer por la autoridad sanitaria.

La totalidad de los pescadores entrevistados, como Mamerto Jara, José Rivera, Miguel Hernández entre otros, declararon un tajante rechazo a los resultados realizados a las muestras del agua del Mataquito, indicando que han sido testigos de que se vierten desechos industriales tóxicos y contaminantes al cauce del río. 

Como conocedores del lugar, dan cuenta de los cambios bruscos que se producen en la superficie del agua: de ser relativamente claras, éstas se transforman en oscuras y aceitosas que impiden la visibilidad, además, el ambiente presenta un olor característico a huevo podrido. También al entrar en contacto con la piel, les produce una fuerte irritación.

Señalaron que desde siempre el agua salada ha estado en complicidad con la del río, no causando ningún perjuicio a las especies como el pejerrey, lisa y róbalo. 

Declararon que la mortandad solo afectó a la fauna acuática del río, donde a diario realizan sus faenas de pesca. Lo que sí esta claro y después de haber ocurrido este hecho, los volúmenes de pesca, que abundaban hasta hace poco, se han visto disminuidos hasta el día de hoy. 

CONSTANTE ALERTA

Declararon los pescadores, que permanecerán atentos y vigilantes, ante la eventualidad de que se vuelva a producir otra situación como esta, que pudiese afectar a la fauna del río, denunciando en forma inmediata a la autoridad pertinente. 

Además, indicaron que están haciendo las gestiones  necesarias para realizar otro análisis en un laboratorio privado, para obtener una segunda versión y compararlos con los entregados por la autoridad sanitaria. 

En definitiva, estos hombres sencillos y amables que han dedicado su vida a extraer los frutos del mar para subsistir, solo quieren “que se haga justicia” y provocar conciencia para ser escuchados, y así evitar nuevamente un desastre ecológico en estas aguas. Recalcan que se trata de la única forma de poder mantener su fuente de trabajo inalterable y sostenible en el tiempo, en un medioambiente sano, que al fin y al cabo nos pertenece a todos. 

La desembocadura del río Mataquito, en las costas del Maule, es considerado un sitio prioritario para la conservación de la biodiversidad, ya que en este lugar existe también, una valiosa flora y fauna nativa que se debe preservar.