Entre agoreros, escépticos y optimistas

0
410

No deja de ser especial el modo de vida de ciertos países asiáticos que ante las actuales circunstancias sanitarias, asociadas directamente con la pandemia del Coronavirus, han sabido actuar disciplinadamente y han estado alcanzando logros sorprendentes en el esfuerzo de sus autoridades por ir superando la emergencia.

En cambio, en la contraparte del llamado “mundo occidental” (en el cual se supone que estaríamos incluidos los chilenos) las cosas tienen ribetes y matices muy diferentes y hay una especie de “balanceo”, entre las personas que son extremadamente agoreras y fatalistas (ellos dicen que son simplemente “realistas”); los escépticos o indiferentes que no parecen inmutarse por casi nada y los imprudentemente optimistas, algunos de los cuales llegan a afirmar que una vacuna universal estaría muy próxima a darse a conocer.

Las opiniones y comentarios de todos ellos (excepto los escépticos) repletan las redes sociales y van creando un escenario muy diverso, en el que no suelen considerarse de manera seria y reflexiva, las noticias científicas y técnicas de los expertos de diversas áreas.

En efecto, esta pandemia no solamente ha golpeado la salud física, sino que también ha trastocado la convivencia social y familiar como también abarca la cuestión económica, que aparece entre las más dolorosas, apremiantes y sensibles, ya que hace un par de días el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha declarado una recesión económica a nivel mundial.

A medida que el Covid-19 se extiende dramáticamente, muchos se preguntan: ¿qué tan cerca estamos de una cura?… Muchos expertos coinciden en señalar que posiblemente falte más de un año, ya que no se puede desarrollar una vacuna de la noche a la mañana, dado que el proceso es intensivo, lento y regulado.

La prueba de una vacuna debe realizarse por etapas, no solo para asegurarse de que realmente funcione, sino también para que sea segura de usar en las personas. 

Pero de que se está trabajando en ello, no cabe la menor duda y la comunidad científica podría darnos buenas noticias en el curso de las siguientes semanas y meses.