¿Qué parte no entiende?

0
432

El último balance a nivel mundial entregado este sábado, registraba más de 615 mil personas contagiadas con Coronavirus a nivel mundial, enfermedad que ya ha cobrado la vida cerca de 30 mil personas en nuestro planeta. 

Hay casos impactantes en algunos países, como en Estados Unidos, que ya registra a más de 100 mil personas contagiadas, o Italia con cerca de 90 mil y cerca de nueve mil fallecidos. España también se suma a los tristes récords, con más de 72 mil contagios confirmados y casi seis mil fallecidos.

En Chile, el Ministro de Salud informó que alcanzamos los mil 909 contagiados y que seis compatriotas han perdido la vida.

Son cifras tan duras que son muy difíciles de asimilar, pues el nivel de contagio en el planeta sube cada día y según los expertos aún no alcanzamos el peak.

Por eso cuesta tanto creer que aún hay algunos que no entienden la gravedad de este virus, que se expande por todas partes, que ha cobrado la vida de miles de personas. Lamentablemente, los propios expertos indican que esos números seguirán creciendo.

Hacemos esta reflexión, porque es simplemente inentendible, inaceptable, que algunas personas se tomen la cuarentena como una oportunidad de reunirse, contradiciendo todo lo que autoridades y expertos le piden a la población: aislamiento social.

Pues bien, en algunas de las siete comunas puestas en cuarentena en la Región Metropolitana, hubo personas que aprovecharon esta medida para hacer fiestas o “carretes”, que llegaron a tal nivel que incluso hubo reclamos por ruidos molestos informados a Carabineros y municipios. 

¿Qué parte de aislamiento social o cuarentena no entienden? ¿Cómo es posible que existan personas tan irresponsables que se juntan a compartir como si el país estuviera viviendo una situación normal?

A raíz de este tipo de situaciones, las autoridades de las comunas en cuarentena decidieron que las botillerías tendrán que permanecer cerradas durante este período, para evitar la aglomeración de personas. 

Ya lo hemos dicho anteriormente, esto no es un juego, las medidas no son antojadizas y es absolutamente necesario que cada persona tome los resguardos, para cuidarse y para evitar que sus acciones puedan contagiar a quienes los rodean.