Todos juntos, pero separados

0
472

Principalmente durante la última semana, hemos tenido una avalancha de anuncios de medidas por la emergencia del Coronavirus en nuestro país. La primera de todas fue el llamado de las autoridades del lavado de manos constante, ojalá muchas veces en el día, la que si bien fue tomada un poco a la ligera por la ciudadanía, se ha demostrado que sí es efectiva para prevenir el contagio. 

Seguimos con la recomendación de aislamiento social, luego siguió el Estado de Excepción Constitucional por catástrofe, cuarentena en diferentes partes del país, suspensión de clases, teletrabajo, turnos de emergencia que muchas empresas y comercios iniciaron, cierre voluntario de tiendas, y mucho más que ya sabemos.

Pero algo que ha resonado desde hace varios días, es el llamado repetitivo de “Quédate en casa”. Muchos le han puesto un toque de humor a esta frase, diciendo “lo único que tienes que hacer es quedarte en casa… no lo arruines”, pero la verdad es que muchas personas han hecho el esfuerzo para dejar de salir, para quedarse en sus casas. Muchos trabajos han dado todas las facilidades para que sus trabajadores puedan aportar desde sus hogares, otros han mostrado su peor cara, sin facilidades, con despidos, con cero sensibilidad ante la catástrofe que el mundo entero está viviendo.

Pero esto ha servido en otros aspectos, luego de todas las malas decisiones que hemos tomado como raza humana, estamos volviendo a lo básico y a lo que realmente importa.

Ahora que no podemos vernos ni tocarnos, la comunicación entre las personas ha crecido, ya sea a través de llamadas, videollamadas, muchas familias se han unido más, preocupándose especialmente de los adultos mayores, ayudando con la compra de remedios, comida y lo que necesiten para que su cuarentena sea más cómoda.

Es necesario que todos pongamos de nuestra parte para vencer al Coronavirus, quédense en casa, eviten contagios, porque aunque estamos separados y la vida ya no tiene nada de normal, el esfuerzo colectivo no ayudará a sobrellevar esta emergencia sanitaria. 

Seamos responsables, ayudemos a quienes tenemos al lado, pues también se han difundido casos en los que personas ayudan a sus vecinos adultos mayores, en las compras que ellos no pueden realizar.

Si bien por ahora estamos separados, tenemos que trabajar todos juntos para volver a vernos, para volver a abrazarnos, para que una vez terminada esta catástrofe, podamos estar juntos nuevamente.