Paralizan obras de nuevo hospital tras protesta de trabajadores

0
584

“Brazos caídos”. Luego de no ingresar a las faenas, los trabajadores exigieron poder iniciar una cuarentena producto de la pandemia ligada al Coronavirus, medida que justificaron ante las “deficientes medidas de prevención” destinadas a evitar la propagación de la citada enfermedad.

Curicó. A temprana hora de ayer, los trabajadores que se desempeñan en la construcción del nuevo hospital de Curicó no ingresaron a la obra, exigiendo poder iniciar una cuarentena producto de la pandemia ligada al Coronavirus (Covid-19). 

En tal contexto, se reunieron en las afueras del recinto, en específico, la calle Archipiélago Juan Fernández (a pocos metros de la Ruta Cinco Sur), espacio donde voceros de tal grupo plantearon la presencia en dicho lugar de autoridades. La inquietud, indicaron, surgió ante la presencia de “casos sospechosos” entre los propios trabajadores, sumado a las “deficientes medidas de prevención” destinadas a evitar la propagación de la citada enfermedad, más aún considerando la importante cantidad de personas que participan en el desarrollo de tal iniciativa.

“¡Qué sacamos que nuestras familias estén en casa, si nosotros tenemos que venir igual! No se han adoptado las medidas necesarias para estar acá”, señaló uno de los trabajadores, en el contexto de la protesta de “brazos caídos” que realizaron. 

En primera instancia, a dicho lugar se trasladó el alcalde de Curicó, Javier Muñoz, quien en las afueras del recinto escuchó las demandas de los trabajadores (se estima que en conjunto superan las mil personas), comprometiéndose a tomar contacto con las autoridades vinculadas a dicho proyecto, incluyendo al intendente Pablo Milad, a fin de obtener una respuesta. 

PRIMERA INSTANCIA

La seremi de Salud de la Región del Maule, ordenó paralizar las faenas del nuevo hospital para la provincia de Curicó, al menos por un plazo de 48 horas en una primera instancia, lo que implicaba que los trabajadores deberían regresar el próximo lunes. 

Según lo manifestado por el gobernador, Roberto González, esto correspondía a una decisión de tipo “preventiva”, cuya continuación sería “evaluada”, de cara a que la empresa a cargo de las obras (OHL) adaptara los correspondientes protocolos y “todas las medidas necesarias” a fin de evitar posibles contagios, garantizando “la salud y la seguridad de todos los trabajadores”.  

SUSPENSIÓN

En definitiva, tras una reunión al interior de las propias faenas, se acordó que la citada suspensión se extenderá “de manera indefinida”. “Lo más sabio, lo más recomendable era suspender estas faenas, hasta nuevo aviso, así que Dios quiera que esta pandemia y sus efectos pasen luego. Hoy en día tenemos que ser responsables, ponderados en las decisiones, y la prudencia nos señalaba que había que suspenderlas de forma indefinida”, indicó al respecto el alcalde, Javier Muñoz, tras la reunión donde se estableció el cese de tales trabajos. 

“Es imposible mantener sanitariamente una faena que tiene más de mil 200 trabajadores. El riesgo tanto para los trabajadores, para sus familias, para la ciudad entera es demasiado alto. Valoro que finalmente se haya escuchado y que se haya actuado responsablemente”, acotó el jefe comunal.