Estado de Excepción por Catástrofe

0
397

En cada, barrio, pueblo, comuna, provincia y región de nuestro sufrido país, las percepciones que los habitantes tienen sobre el Estado de Excepción por Catástrofe decretado por el Presidente Sebastián Piñera, presentan matices muy diversos, de acuerdo a sus propias y respectivas características e identidades comunitarias.

A simple vista se advierten cambios radicales y aparentemente muy positivos, por ejemplo: los habituales tacos y esa congestión generalizada del tránsito vehicular, prácticamente no existen y es mucho más fácil desplazarse porque –entre otras cosas– las clases en todos los establecimientos educacionales están suspendidas y además la gente está acatando disciplinadamente las normas relativas al desplazamiento en la vía pública, por la imposición de las autoridades sanitarias y de seguridad ante la temida pandemia del Coronavirus.

Por otra parte, ya no se ven manifestaciones masivas (que están prohibidas por el mismo Estado de Catástrofe) aunque en Santiago hubo, en las primeras horas de ayer jueves, varios focos de violencia e incluso hasta ataques a algunas unidades de la policía uniformada.

De acuerdo a lo señalado por el Gobierno, las medidas adoptadas tienen objetivos puntuales y precisos como: Dar mayor seguridad a los hospitales y todos los sitios de atención de salud; Proteger mejor la cadena logística y traslado de insumos médicos; Facilitar el cuidado y traslado de pacientes y personal médico y la evacuación de personas;  Resguardar el cumplimiento de las cuarentenas y medidas de aislamiento social; Garantizar la cadena de producción y distribución para asegurar el normal abastecimiento de la población y proteger y resguardar mejor las fronteras.

Según se dijo, “todas estas medidas se irán adoptando en forma progresiva, según la evolución de este virus y se informarán oportunamente a toda la población”.

Las Fuerzas Armadas podrán actuar como verdaderas fuerzas sanitarias, colaborando con todos los funcionarios del sistema de salud, los que durante las últimas semanas han estado trabajando incansablemente.