Se fueron silenciosamente y regresaron como los Campeones Nacionales de Cueca

0
1383

Logro. Con el apoyo exclusivo de sus familias, dejaron en alto el nombre de la Región del Maule y de Curicó, al adjudicarse el título del torneo “Jóvenes del Bicentenario”, tras imponerse a otros 15 binomios participantes.  

CURICÓ. Tras un año de trabajo intenso, del apoyo irrestricto de sus padres, incluso, de dejar de lado sus vacaciones, se fueron silenciosamente, sin que muchos lo supieran, rumbo a la ciudad de Ovalle, en la Región de Coquimbo, para participar en una nueva versión del Campeonato Nacional de Cueca “Jóvenes del Bicentenario”, que reúne una vez al año a los mejores exponentes de nuestra danza nacional.  

Sebastián y Sofía, de 15 y 16 años respectivamente, alumnos destacados de la academia de cueca René Poblete, viajaron junto a la delegada regional, Camila Núñez, con la ilusión, y también con la misión de traer más que un buen resultado, y lo cumplieron, porque alcanzaron el lugar más alto del certamen, dejando en la pista de baile, la picardía y elegancia del huaso de nuestros campos, y ella, la delicadeza y coquetería de la mujer chilena, en todo su esplendor. También sobre el tapizado dejaron años y meses de prácticas entre zapateos y escobillados. 

MESES DE TRABAJO 

De hecho, los últimos ocho meses, más que de preparación, fueron de concentración, junto a la total dedicación de sus preparadores particulares (externos a la academia) Rafael Villar González y Catherine Oyarce López, destacados cuequeros curicanos y de la zona. Sus padres en tanto se “aperaban” con la indumentaria que luciría el joven binomio en el norte del país.  

Toda esta antesala tuvo su primer premio en diciembre pasado, en el campeonato regional desarrollado en Pelarco, donde dieron el paso inicial rumbo hacia un objetivo mayor, al adjudicarse la investidura para representar, no solo a Curicó, sino al Maule, en el nacional de la especialidad, mostrando que estaban con condiciones y con chances, ante los mejores cuequeros de Chile que se medirían en el Nacional Jóvenes del Bicentenario. 

Sebastián Poblete Torres y Sofía Riquelme Cisterna, cursan tercer año medio, en el Colegio Alta Cumbre e Instituto San Martín de Curicó, respectivamente. 

Entre preparación y otras actividades, prácticamente no tuvieron muchos días de descanso en el verano, porque la mente y la ilusión estaban puestas a casi 600 kilómetros de distancia, en Ovalle, capital de la provincia de Limarí, hasta donde viajaron en los días anteriores al 25 de febrero.  

EN COMPETENCIA  

Desde la primera jornada de competencia que la pareja curicana llamó la atención por la prestancia de Sebastián y lo refinado de Sofía. Fueron tres días, en que el binomio comenzó a atraer la mirada del jurado, eximios e ilustres cuequeros del país, que una y otra vez, observaban con mayor detención en cada oportunidad en que llegaba el escobillado y el zapateo, más la pícara galantería de él y el flirteo de ella, esencias de nuestra danza nacional.  

Así se fueron dando las cosas hasta el último pie de cueca. Eran tres las favoritas del público, sin embargo, una venida de la zona central de Chile, de la Región del Maule, de Curicó, con esfuerzo había adquirido los pergaminos de campeón: Sebastián Poblete y Sofía Riquelme, hicieron realidad la ilusión, y cumplían la misión para la que se habían preparado. Así, se imponían sobre las parejas de Atacama, comuna de Copiapó (segundo lugar), y Marchigüe, Región de O’Higgins (tercer lugar).

DEDICACIÓN

De paso, en un eterno llanto de emoción, dedicaban el título nacional hacia el cielo, a Kimberly Morales, la niña cuequera, de 16 años que días antes, el 25 de diciembre pasado perdió la vida en un accidente carretero. “A ella, a su familia se lo dedicamos, porque nos acompañó, estuvo con nosotros, y este logro es para ella, también para mis tres abuelos que nos apoyaron desde el cielo, y a mis padres que siempre han estado junto a nosotros”, dijo entre lágrimas que no cesaban, Sebastián Poblete.

Su compañera, Sofía Riquelme, coincidió, y recordó a Kimberly, compañera de tantas jornadas de ensayos, zapateos y galas en torno a la cueca. También “a mis papás que siempre nos acompañan, y a toda la gente de Curicó que ha estado con nosotros”, dijo la joven aún emocionada.  

LOS PADRES   

Juan Poblete y Paula Torres, también expositores de nuestro baile, padres de Sebastián, contaron que se llegó a esta instancia a “puro ñeque”, sin apoyo de instituciones como intendencia o Municipalidad de Curicó u otras comunas de la región, “solo de la familia cercana, y otras contadas personas que nos apoyaron y acompañaron, algunos en forma silenciosa, y a quienes estamos muy agradecidos”, dijeron.  

Jorge Riquelme e Isella Cisterna, padres de Sofía, también agradecen a quienes brindaron de cierta manera su apoyo en forma particular, para alcanzar el sueño que todo cuequero aspira: “la banda tricolor”. Los campeones ya están de regreso; se fueron silenciosamente y regresaron con un título nacional bajo el brazo, un orgullo para Curicó y la Región del Maule.