¿Posible precedente?

0
415

En un fallo inédito, durante la presente semana la Corte de Apelaciones de Talca acogió un recurso de protección presentado contra Provida y le ordenó a la AFP restituir a uno de sus afiliados (José Eduardo González Uribe, quien perdió un ojo en un accidente laboral) la totalidad de sus fondos previsionales (en este caso, 23 millones de pesos), en un plazo máximo de 30 días. El dictamen -que fue dividido- estableció un actuar “arbitrario e ilegal” de la aseguradora, al negar la restitución íntegra de los fondos, infringiendo “el derecho de propiedad”, garantizado por la Constitución. Se trata de la primera vez que un tribunal de justicia ordena a una Administradora de Fondos de Pensiones la entrega íntegra de los montos ahorrados por concepto de capitalización individual al propio cotizante, en este caso, un jubilado en el 2017, quien percibe un monto de 167 mil pesos mensuales. 

Desde el Gobierno, la reacción a tal medida corrió por cuenta de la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, quien junto con calificarla como “un mal precedente”, reconoció que tal decisión les “sorprende mucho” y que esperan que la Corte Suprema “la revierta”. De prosperar este criterio en tal instancia, a su parecer se estaría “poniendo en tela de juicio los cimientos del sistema de seguridad social”.  

El conflicto de la propiedad en los fondos previsionales ha sido predominante en estos últimos años. Las altas tasas de envejecimiento, sumado a las bajas pensiones que reciben los jubilados han puesto en jaque precisamente al sistema de seguridad social chileno. Por lo pronto, el fallo de la Corte de Talca solo afecta a quien haya recurrido de protección, debido al efecto relativo de las sentencias. A ello hay que sumar que la AFP recurrida puede aún apelar a la decisión ante la Corte Suprema y que ésta, a su vez, puede resolver escuchar alegatos o pedir pronunciamiento al Tribunal Constitucional que, consistentemente, ha resuelto que los ahorros previsionales son de propiedad de los trabajadores, pero con un fin específico excluyente: financiar sus futuras pensiones.